domingo, 25 de junio de 2017

Argentina. Documental: “La cena blanca de Romina” (Audio)


Por RNMA
El trabajo de los directores, con guión de Olga Viglieca, es fruto de diez años de trabajo
El 15 de junio en el Cine Gaumont se estrenó “La cena blanca de Romina”, un documental dirigido por Francisco Rizzi y Hernán Martín que recupera la historia de Romina Tejerina, la joven condenada por matar a su beba producto de una violación en Jujuy, que quedó impune. La “cena blanca” hace referencia a la noche en la cual las jóvenes jujeñas celebran el fin de su escuela secundaria. Una instancia vital que Romina no pudo atravesar por encontrarse privada de su libertad. Desde el Enredando las Mañanas conversamos con Hernán Martín, uno de los realizadores.
Reproductor de audio
Hernán nos manifestaba que “nos impactó de entrada el caso, y nos impactó también cómo se comenzaron a organizar las mujeres y los hombres para luchar por su libertad. Nos pareció interesante partir del caso de Romina, que es una situación extrema a la que llevan todos los estadíos de la violencia hacia la mujer”.
El director señala que lo característico de la situación atravesada por Romina es que “incluye todas las etapas de la violencia hacia la mujer y cuando nos fuimos a meter en Jujuy vimos que se podía desentramar todos los condicionamientos sociales, culturales, políticos, que llevan a una chica de 17 o 18 años a esta situación extrema. De alguna manera nos enfocamos en el caso de Romina para poder desentramar todo lo que hay alrededor de esto y no extraer solo en el caso de romina, sino mostrar que estos mecanismos funcionan a nivel general no solo en San Pedro de Jujuy”.
La gacetilla que difundió el estreno refleja esta perspectiva: “Romina parió en un baño, sola, una beba prematura, y la mató. Dijo que vio en ella la cara de su violador. Había ocultado el embarazo. En el hospital negaron la autopsia que hubiera confirmado el tiempo de gestación, si era aborto o infanticidio. Del hospital fue a la cárcel. La secretaria de Derechos Humanos provincial pidió perpetua para esa chica pobre y rebelde que, como decía la fiscal, bailaba con polleras cortísimas. El cura organizó misas callejeras para que se resignara y no apelara la condena. El intendente opinó que a nadie la violan si no quiere”.
El trabajo de los directores, con guión de Olga Viglieca, es fruto de diez años de trabajo. Martín señala que el proyecto fue originalmente escrito en 2007, apenas un año después de que el Encuentro Nacional de Mujeres se realizara en Jujuy y miles fueran a rodear el penal para exigir la libertad de Romina. Luego de que el INCAA aprobara el proyecto en 2009, Martín y Rizzi viajaron dos veces a San Pedro y a San Salvador de Jujuy, en el año 2012 y 2014. Entre medio, luego de cumplir 9 años privada de su libertad, Romina fue liberada, cuando ya tenía 29 años. Los años que rodearon este trabajo, explica el director, hicieron que fuera empalmando “también con el movimiento de mujeres que se nacionalizó e incluso se internacionalizó con el #NiUnaMenos, los paros de mujeres. Nosotros concebimos la película desde un principio como un aporte a la lucha por su libertad (…) la vemos como un aporte a la lucha por todas las Rominas que lamentablemente sigue habiendo”.
Al respecto, explica Martín, “esta película puede aportar porque da cuenta cómo el problema de la violencia hacia la mujer no es un problema individual, ni de Romina ni de ninguna de las mujeres en particular, ni incluso de los hombres, sino que es una estructura construida socialmente en la cual está involucrado, por supuesto, el estado, en todas sus formas”.
En relación a la difusión, la idea de los realizadores es que el documental se proyecte durante dos semanas en el cine Gaumont y luego circule por cines del resto del país y, explica Martín, “también no sólo en cines, sino en las organizaciones de mujeres que quieran utilizarla como un disparador de un debate”.
.

El otro Orgullo: feminista, crítico y enfrentado a “la mercantilización” del World Pride


Por Marta Borraz

Cada año se celebra un Orgullo Crítico que se manifiesta el 28 de junio en Madrid y señala la “deriva neoliberal” del programa oficial. La tendencia “es muy clara con la presencia de carrozas comerciales en lo que se supone que es una manifestación”, opina Julia Riesco, una de las promotoras.

Era 28 de junio, como lleva siéndolo desde hace más de diez años, cuando un grupo de personas comenzó a organizarse en Madrid para hacer frente a lo que consideran “la mercantilización” del Orgullo LGTBI. También este 2017 han convocado a la movilización el próximo 28  para conmemorar los disturbios que ese día de 1969 se dieron en Nueva York contra la represión policial considerados el inicio del movimiento de liberación del colectivo.“¿Te imaginas que en el 8 de marzo, Día de la Mujer, hubiera carrozas patrocinadas?, ¿O en el Primero de Mayo?”. Como cada semana desde hace varias un grupo de activistas se reúne en la asamblea que prepara el que será el otro Orgullo de la capital. Un Orgullo Crítico que se define como anticapitalista y que ya el año pasado logró congregar a una multitud en una manifestación contagiada del espíritu revolucionario de Stonewall Inn.
Este Orgullo alternativo ha tenido diferentes nombres –Orgullo Indignado, Toma el Orgullo…– y este año se ha constituido como plataforma con la que llevan trabajando todo el año, a diferencia de otras ediciones. Se organizan de manera asamblearia, parten de la teoría transfeminista y hablan de “ pinkwashing” y “capitalismo rosa”.
La manifestación del 28 es la gran cita, a la que acudirán diferentes bloques como el No Mongógamo o el de Asexualidad, pero ya tantearon el terreno el pasado 17 de mayo, cuando convocaron una marcha en el Día contra la LGTBfobia a la que acudió más gente de la esperada. Además, llevan dos meses realizando talleres y mesas redondas sobre educación en diversidad, gestación subrogada o demandas feministas de cara al Orgullo que organizan en espacios accesibles.
La Plataforma critica “la deriva neoliberal” de la comunidad LGTBI y considera “que el Orgullo de Madrid y, en particular este año con el World Pride, supone una comercialización de los derechos”. La tendencia, asegura Julia Riesco, que participa en la asamblea, “es muy clara cuando observamos la presencia de carrozas comerciales en lo que se supone que es una manifestación y cuando vemos cómo el éxito de un evento como el Orgullo se valora por los millones de euros que genera”.
A la considerada primera marcha del Orgullo, celebrada en 1977, salieron a la calle un grupo de trans, lesbianas, travestis y gays para pedir la derogación de la ley que los consideraba un peligro social. Ahora el World Pride prevé congregar a entre dos y tres millones de personas y la Confederación del Comercio de Madrid estima que los comercios ingresarán unos 300 millones de euros. Desde hace unos días las tiendas más céntricas de la capital ya comienzan a mostrar sus banderas arcoiris en los escaparates.

La entrada de las empresas

Pablx Costa, integrante del Orgullo Crítico –emplea la X en su nombre por no identificarse con el binarismo hombre-mujer–, asegura que “los poderes hegemónicos han dejado de perseguir abiertamente a la comunidad LGTBIQ y en su objetivo de incorporarla al sistema de consumo, han ido acaparando la celebración del Orgullo”. De esta manera, añade, “han despojado esta fecha de todo su contenido reivindicativo”. Algo que, desde la perspectiva del Orgullo Crítico, sucede porque “ven en una cita como esta una gran oportunidad para generar beneficio”.
Este Orgullo alternativo considera clave la conformación en 2004 de AEGAL, la Asociación de Empresas para Gays y Lesbianas, que un año después comenzó a organizarlo tras la creación de la marca MADO. “ AEGAL llevó a cabo una reestructuración completa del Orgullo de Madrid con una nueva y unificada estructura, producción y organización”, explica  el recorrido histórico que hace la página oficial del World Pride 2017. 
Manifestación del Orgullo
Según las últimas cuentas publicadas en la web de AEGAL, que se corresponden a 2011, un 60% del presupuesto para el Orgullo de ese año fue aportado por patrocinadores privados, un 21% por empresarios del barrio de Chueca y el resto por el Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Cultura e ingresos por publicidad. AEGAL gestiona cosas como las licencias de las barras o los escenarios. La manifestación, sin embargo, corre a cargo de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales (FELGTB) y Cogam.

El Orgullo oficial ¿acerca a más gente al colectivo?

El próximo 1 de julio miles de personas recorrerán en Madrid la distancia que separa las plazas de Atocha y de Colón tras una pancarta que demandará derechos LGTBI en todo el mundo y la despatologización de la transexualidad. El avance de la igualdad en los últimos años es una realidad –el matrimonio igualitario, leyes contra la LGTBfobia…–. ¿Ha contribuido a ello haber conjugado la reivindicación política con el ambiente festivo que cada año acerca al colectivo cada vez a más personas?
“El problema no es tanto lo festivo, si no cómo un momento que podría ser festivo a la vez que reivindicativo se conforma como un evento vacío de reivindicación”, explica Riesco, que incide en que la incorporación de los empresarios ha convertido el Orgullo “en un espacio del que obtener rédito económico”. Es decir, prosigue, “lo LGTBI se ha convertido en un nicho de mercado más directamente pensado para la G [asociada a los homosexuales varones] que para el resto de siglas”.
Esta es una de las consecuencias que desde las teorías críticas se asocia con el llamado “capitalismo rosa”, que se define como la apropiación del discurso LGTBI por parte de la economía de mercado. En este proceso, afirma Costa, las lesbianas y las personas trans tienen un papel “menos visible porque los gays se han visto beneficiados de visibilización y aceptación social” y pone como ejemplo el barrio de Chueca, “en el que la mayoría de bares, agencias de turismo y el resto de espacios están destinados a un público gay”.
La Plataforma espera que la manifestación del próximo 28 sea multitudinaria partiendo de que la del pasado año ya excedió las expectativas. Además, considera que el hecho de que haya empezado a trabajar antes ha dado más margen para difundir la idea y las actividades, lo que unido a que la dimensión mundial del World Pride de este año ha fomentado las alternativas. “Cada vez hay más gente que cuestiona el modelo de Orgullo oficial”, concluyen sus integrantes.

sábado, 24 de junio de 2017

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Violencia sexista simbólica, señora concejala, así se llama

Violencia simbólica


Dori Fernández Hernando
eldiario.es

¿Cómo es posible que nadie haya caído en que el cuerpo de un hombre en el cartel de la Feria del Libro de Zamora constituiría una visión absolutamente humillante, irrisoria, denigrante, "inferiorizadora"?

Hace unos días, mi querida María José Blanco Barea, del grupo de Podemos Feminismos Zamora, me envía al WhatsApp la siguiente imagen:



Curiosa imagen para una Feria del Libro que organiza el Ayuntamiento de Zamora junto a la Asociación Zamorana de Librerías, con la colaboración de la Diputación de Zamora, La Junta de Castilla y León, la Biblioteca Pública de Zamora, la Biblioteca Pública Municipal, el Museo Etnográfico de Castilla y León, la Caja Rural, la confederación de empresarios CEOE_CEPYME de Zamora y la editorial Anaya, entre otros. El cartel fue elegido, según los pliegos municipales, por un jurado formado por dos representantes de la Escuela Superior de Arte de Zamora, miembros de Azal y de la Biblioteca Pública y Biblioteca Municipal de Zamora. ¡Qué despropósito! –pienso nada más verlo–.

¿Cómo es posible que nadie haya caído en que el cuerpo de un hombre en ese mismo lugar constituiría una visión absolutamente humillante, irrisoria, denigrante, "inferiorizadora"? ¿Es posible tanta ignorancia en materia de violencia hacia las mujeres? Pero vamos a hablar de violencia sexista de tipo simbólico, que es de lo que trata realmente el cartel. Violencia simbólica es un concepto acuñado por el sociólogo francés Pierre Bourdieu (2000) que describe una forma de violencia ejercida por los sujetos dominantes sobre los dominados.

Consiste en la imposición de una visión del mundo, de unos roles sociales, de categorías cognitivas y de estructuras mentales, que constituyen una violencia prácticamente invisible, que es ejercida con el consentimiento (fruto del desconocimiento) de quien la padece, y que esconde las relaciones de poder que la configuran. Estos sistemas de violencia simbólicos son instrumentos de comunicación y de dominación que hacen posible el consenso lógico y moral, al mismo tiempo que contribuyen a la reproducción del orden social.

Así que, por lo visto, en todo el Consistorio zamorano no han leído a Bordieu. Pero eso no es lo más grave; lo realmente alarmante es que nadie en todo el Ayuntamiento sepa lo que es la violencia sexista simbólica, esa que coloca a las mujeres en situación de "inferiorzación", de desprestigio, en situación de ser dominadas. De hecho, el Ayuntamiento, a través de la concejala de Cultura de Zamora, ha defendido el cartel y ha acusado las críticas de "neopuritanismo extremo". La portada del disco 'Sí' de la cantante Malú es otro de los ejemplos que utilizo en todos los cursos que imparto sobre la materia.

¿Se imaginan a David Bisbal o a cualquier otro artista masculino en esa postura? Si no se lo imaginan es fundamentalmente por dos razones: la primera es que la violencia simbólica hacia las mujeres está tan normalizada que no la percibimos. Y la segunda razón es que la violencia simbólica hacia los hombres está tan ausente que aunque nos forcemos en imaginarla no la contemplamos como posible.

Para ayudarnos en esta "prueba de la inversa" que utilizamos en la teoría de género, también llamada teoría feminista, suelo utilizar la estupenda campaña que realizó en 2013 el concesionario Motocorsa de Portland, que realizó una sesión de fotos en la que, para anunciar la nueva Ducati Panigale 1199 y denunciar a la vez el sexismo en la publicidad, colocó a mecánicos de su taller con la misma ropa y en las mismas posturas que poco antes había realizado una modelo profesional.

Aunque este año podré añadir otro ejemplo más, esta vez por gentileza de la mancomunidad de Lepe e Isla Cristina, quienes han organizado el 10º Festival Internacional de Cine Bajo la Luna Islantilla 2017 y cuentan con otro cartel del mismo pelo. Les invito a que hagan en él la prueba de la inversa:




La teoría de género (también llamada por la ignorancia eclesiástica "ideología de género") explica cómo en cada sociedad se construye socialmente cada sexo, es decir, se establece cómo debe ser lo masculino y cómo lo femenino. Se asignan a mujeres y a hombres diferentes roles, idearios, objetivos vitales. Por ejemplo, un objetivo vital que se inculca a los hombres en nuestra sociedad (para que se sientan hombres de verdad) es que triunfen en el ámbito profesional, mientras que al mismo nivel de importancia vital, a las mujeres se les inculca que deben ser madres (antes de que "se les pase el arroz").

Esta construcción social del género –que es como se denomina– establece por tanto cómo ser, cómo hacer, cómo pensar y cómo sentir a mujeres y hombres de forma diferenciada. Así por ejemplo, en nuestra sociedad occidental, se ve como "natural" que las mujeres sean más sensibles, más afectivas, y que los hombres por el contrario, sean más hoscos, más fríos. Si les apetece ver cómo es la construcción social del género en otras sociedades, pueden leer a Margaret Mead, Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas (1935). Es en esta asignación de roles y características diferenciadas que se hace a cada género en la que se imprime menos valor social a lo femenino.

¿Cómo? Fundamentalmente a través de la violencia simbólica que se expresa en todo cuanto emana del mundo de la creación artística, del mundo audiovisual. Una representación simbólica que persigue sin descanso un único objetivo: degradar, quitar valor, "inferiorizar" a las mujeres. Porque no debemos olvidar que tal y como se representa la imagen de mujeres y hombres somos capaces de construir a ambos seres en nuestra mente. Pero no se queden en lo que afirmo e investiguen, porque una de las más valiosas estrategias de los sistemas de dominación es conseguir eliminar la capacidad crítica de la ciudadanía.

Lean por ejemplo a la teórica feminista Teresa de Lauretis, quien desarrolla la noción de "tecnologías del género" en el contexto de las representaciones y su problemática. De hecho, en el ámbito de la crítica cinematográfica, de Lauretis presenta al cine como el mejor ejemplo de estas "tecnologías", como un perfecto vehículo en la producción de representaciones de género. Su concepto de "tecnología" bebe de otro gran teórico, Michel Foucault, de quien toma la idea de que las prohibiciones y las reglas producen relaciones sociales (de Lauretis, 2000). No se queden en la superficie de las cosas, no se paren solo en si ha ganado el Madrid o el Atleti, en si el Gobierno dice que ha bajado el paro, o en que hemos salido de la crisis… Lean, por favor, señoras y señores políticos, lean e instrúyanse para que al menos no sea la ignorancia la que permita perpetuarse a los sistemas patriarcales que tanto daño infligen a las mujeres, a las niñas, a los niños, a los hombres, al planeta.

Fuente: http://www.eldiario.es/tribunaabierta/Violencia-sexista-simbolica-senora-concejala_6_652044819.html

viernes, 23 de junio de 2017

Girl Power

Por AnaHurtado

Alguna vez habrás podido ver estas dos palabras que adornan una pared, el vagón de un tren o del metro si has viajado por Europa, Australia, Estados Unidos o Sudamérica. Las ha hecho Sany.

Ella es Girl Power.
Y así también se llama el documental que recoge las historias de mujeres graffiteras en la última década.

Sany nació en Praga hace 30 años, y en su adolescencia, cuando cogía el tren de camino al instituto, empezó a ver pintadas en las paredes que le parecían alucinantes. Se preguntaba quién las hacía. Y fue en esta búsqueda como empezó a pintar graffitis; en un mundo de hombres que le decían que el graffiti no era para mujeres. El graffiti empezó a desarrollarse en Estados Unidos a mediados de los años sesenta del pasado siglo, y fue en los noventa cuando llegó a la república Checa. Era y es un modo de romper con lo establecido. De decir no cuando la gente dice sí. Es un modo de revolución. Personal y política.Y así también se llama el documental que recoge las historias de mujeres graffiteras en la última década.
Sany llegó a Barcelona hace pocos días en la gira que está haciendo presentando Girl Power. Nos encontramos en Hospitalet, en los muros que hay al bajar de la parada de metro Torrassa, donde la asociación cultural Contorno Urbano http://www.contornourbano.com/ trabaja integrando el arte urbano y el graffiti para difundir cultura y mejorar los tejidos sociales y la vida de las personas.
Durante los diez años de rodaje y subidas y bajadas de este documental, Sany, con a veces más pena que gloria, se ha trasladado a diferentes puntos del planeta donde ha dejado su huella y se ha reunido con graffiteras locales.
“Empecé hace 10 años con la idea de hacer este proyecto, era muy joven. Y las cosas eran diferentes. Es más fácil pintar en crew, estar en contacto con otras chicas que pintan y seguirlas en las redes sociales. Si hace unos años querías que la gente conociese tu arte tenías que estar en las revistas de graffiti. Así conocían lo que estabas haciendo. Pero ahora eso ya no es necesario. Simplemente haces algo y puedes subirlo a Instagram. Es muy diferente de cuando empecé. Ahora las chicas no necesitamos pedir: Please please respect. Ahora es más fácil hacer lo que quieres. Es más fácil comprar latas de pintura. Cuando yo empecé a pintar teníamos que ir a comprarlas a Alemania. Ahora hay todo tipo de tiendas relacionadas con esto. Antes lo teníamos complicado. Antes era todo un proceso, que llegabas a amar. Ahora es todo rápido y ya.
Yo actualmente hago bastantes talleres con gente joven y a veces veo que no tienen tiempo de enamorarse de algo en concreto. Porque cada cinco minutos hay algo nuevo.
Para mí era graffiti y nada más.
Mi graffiti preferido es el político, porque en tiempos de revolución y conflicto, el graffiti funciona muy bien. Por ejemplo, hay un nuevo graffitero en el mundo árabe que empezó en 2011 con todo el tema de la primavera árabe. La gente ya tenía móviles, internet… todas las imágenes famosas de Gadafi que fueron transmitidas por la gente. Ahora hay un grupo de gente joven en Raqqa (Siria) que es capital de ISIS (grupo terrorista) que salen por la noche a pintar y su mensaje es: STOP ISIS. Y es sorprendente que pase algo así en un territorio en guerra.
Hay mucho poder en esta acción, ya da igual que sea artística o no. Conforme los países son más ricos puedes empezar a pintar en murales y que tu práctica sea más reconocida. Es la gran diferencia entre el graffiti (que suele ser ilegal) y el Street Art (permitido). En República Checa no es como en Brasil o en España. Si te pilla la policía pueden llegar a ser muy estrictos.”
¿Has tenido alguna vez problemas legales o con la policía o alguno de tus conocidos?
“Sí. En Girl Power aparece Utah. Una chica que ha estado dos o tres veces en prisión en Estados Unidos por hacer graffitis. Ella ha estado buscada por la Interpol. Y ha pintado por todo el mundo, pero en Estados Unidos lo tiene complicado para volver. Y a mí muchas veces me ha perseguido la policía. No en todos los países se es tolerante.
¿Cómo has financiado este proyecto durante más de 8 años?
“El motivo por el que he tardado en hacer esta película casi 10 años es que nadie confiaba en ella al principio. Ha costado 150.000€. Yo de mi bolsillo he pagado como un tercio. Ten en cuenta que esto es mucho dinero. En mi país la gente gana mucho menos dinero que en España; el sueldo medio es de unos 600€. Nadie creía que este film pudiera resultar interesante.
Por lo que primero tuvimos que hacer la película y luego mostrársela a los distribuidores. No era solo grabar; luego había que hacer sonido, colores, música… En total estuvimos haciendo la película más de 100 días. Luego hemos tenido el apoyo de la Televisión Nacional Checa, pero claro, después de 9 años. No te dan el dinero antes evidentemente, primero tienen que verlo. Si haces un documental para televisión no tiene que ser tan cuidado como si fuese para el cine. El sonido no es el mismo. En cine el sonido es más limpio. En televisión es más real.
Yo he cambiado mucho durante todos estos años también. Yo tenía un muy buen trabajo y trabajaba en una empresa como manager. Tenía a bastantes personas bajo mi responsabilidad.
El graffiti para mí era una vía de escape. Ahora gano menos dinero pero estoy más dedicada a proyectos de tinte social. Soy más mayor y mejor persona. Es normal que cuando vas creciendo vas tomando más conciencia y vas queriendo más a tu cuerpo y confiando más en ti. No te importa lo que otra gente piensa. He viajado por todo el mundo y he valorado mucho lo que tengo y lo que me gusta hacer. Cuando valoras lo que tienes eres más feliz.”
¿Piensas que el mundo del graffiti pertenece sobre todo a los hombres, o está habiendo una emancipación y cada vez hay más espacio para las mujeres?
“Pues… Por ejemplo, en España están las mujeres graffiteras más famosas. En Barcelona hay como 25 o 30. Tienen una Crew: Hate Lovers. Yo le pregunto a mi amiga porqué aquí en España es así y ella me dice que no lo sabe, que quizás aquí a las chicas españolas les gusta más luchar con los chicos. Pero ellas confían en si mismas y lo hacen.
En todas las ciudades hay, pero por cada 25 chicas hay 2000 chicos por así decirlo. Pero esto está cambiando porque las chicas ahora no necesitan pedirle nada a nadie. Es muy fácil como decía antes ir a comprar latas de pintura. Se pueden comprar legalmente. Con la película muchas chicas me han escrito y me han dicho: oh gracias, ahora tenemos más confianza. Por lo que sí, el panorama está cambiando.
El graffiti es arte pero para mí personalmente es más rebelión, es estar en contra del sistema y de lo establecido.”
Girl Power:
http://www.girlpowermovie.com
https://www.instagram.com/girl_power_movie/
https://www.facebook.com/GirlPowerMovie/?fref=ts
Contorno Urbano:
https://www.instagram.com/contorno_urbano/
https://www.facebook.com/contornourbano/

https://twitter.com/contorno_urbano?lang=es

jueves, 22 de junio de 2017

La verdadera historia detrás de la frase que definió al feminismo

El reloj marcaba las 7:52 am, un silencio irónicamente ensordecedor se hacía presente dentro de una atmósfera enigmática cuando el piloto japonés Mitsuo Fuchida pronunció a través de la radio de comunicación “Tora, tora, tora”. Enseguida, una ola de aviones japoneses atacaron Pearl Harbor, una base militar estadounidense asentada en Hawái. Entre cañonazos, un sinfín de muertes y el enojo de militares y ciudadanos de Estados Unidos, el presidente Roosevelt declaró la guerra y se unió oficialmente al conflicto en el que existían más miedos que objetivos reales, la Segunda Guerra Mundial.

Con 2,433 muertes, la destrucción de 18 buques de guerra estadounidenses y 188 aviones derribados, el ejército reclutó hombres a través de toda la nación. La mayoría se enlistaba con gusto, impulsados por el sentir patriótico que les hacía creer que defender a su país era lo más importante que un ciudadano podía hacer en su vida. Muchos de ellos tenían familias recién formadas, otros eran solteros y otros más jóvenes estudiantes, pero todos tenían en común la fiel creencia de que ir a la guerra los haría héroes en su propio núcleo y con algo de suerte, una recompensa económica que les permitiera vivir el resto de sus días holgadamente. A pesar del miedo y la angustia de no saber si volverían con vida a casa, abandonaron el hogar dejando todo lo que conocían atrás.


La mayoría de las fábricas, escuelas y oficinas quedaron semivacías de un día para otro. El futuro de las familias era incierto. Entonces, ante semejante hueco en la fuerza de trabajo, una mujer tocó las puertas de una fábrica para tomar el lugar de su esposo. El dueño la contrató a sabiendas de que estaban faltos de mano de obra. Posteriormente llegó otra y luego otra y así hasta que de pronto, una horda de mujeres se emplearon en los antiguos trabajos de sus esposos, padres, hermanos y vecinos. Lo huecos se llenaban, pero al mismo tiempo, estas mujeres continuaban con sus vidas fuera del empleo. Debían seguir asistiendo a sus trabajos regulares y también mantener el nuevo empleo, así que entre permisos, malos jefes y un esfuerzo doble, todas ellas lograron mantener la economía de Estados Unidos ante la costosa y catastrófica guerra.

A pesar de todo, ellas mantenían el ánimo, incluso crearon una especie de sindicato en donde defendían sus derechos y ayudaban a otras mujeres a conseguir mejores salarios, autorizaciones y por supuesto, condiciones laborales. Todas la mujeres estaban inmersas de alguna manera. Uno de los carteles más populares y que le dio vida al “feminismo” de aquella época era el de Rosie the Riveter, el afiche que Westinghouse Electric lanzó para impulsar a las mujeres a trabajar. En la imagen se puede ver a una mujer mostrando sus bíceps con la frase “We can do it!” El nombre se atribuye de la canción homónima de Redd Evans y John Jacob Loeb, que viera la luz en 1942, donde describía a Rosie como una mujer trabajadora que ayudaba en las actividades “destinadas a los hombres”, todo con tal de ayudar en la guerra.


Al igual que este afiche llegó a muchas mujeres y las inspiró, existieron otras ilustraciones que hicieron que la mentalidad femenina cambiara hasta pensar en el bienestar del país antes que nada. Desafortunadamente, las ilustraciones luego de la guerra volvieron a pintar a una mujer hogareña dedicada únicamente al hogar y el cuidado de la familia.


Durante la guerra, al ver la participación de las mujeres, el gobierno emprendió una campaña en apoyo a todas ellas, especialmente difundida a través de los medios de comunicación. La revista War Guide recomendaba que todos los medios impresos hicieran promoción de “las mujeres en el trabajo”. Los artículos en revistas, periódicos y otros medios, eran destinados a enaltecer la figura femenina como trabajadora y sostén de las familias ante la ausencia de los hombres. Enfatizaban el derecho a las buenas condiciones de trabajo, así como la defensa y las oportunidades de demostrar que las mujeres eran mucho más que amas de casa y madres abnegadas. Todas ellas sabían coser, levantar grandes bultos, manejar máquinas y construían casas entre muchas labores más, que hasta ese momento, no eran más que actividades masculinas.

Se estima que cerca de seis millones de trabajadoras ayudaron a construir aviones, bombas, tanques y cañones, entre otras armas que fueron enviado (y traficando) en la guerra, quizá muchos de esos artefactos ayudaron a ganar la contienda. Ellas supieron llevar las riendas del hogar y del país. No sólo cocinaban para su familias o se sentaban en escritorios a recibir llamadas como se estilaba antes de la guerra. Ahora manejaban tranvías, se subían a maquinarias pesadas, construían casas, muebles y soldaban puertas. Conducían autos, servían en el ejército y salvaban vidas en hospitales mientras sus esposos, amigos y hermanos luchaban en una guerra.


De este modo, el ejército de mujeres que se quedó en casa se dedicó a sacar adelante a un país que estaba acostumbrado a tener hombres al frente. En esta ocasión la vanguardia  estaba compuesta por mujeres valientes, fuertes y con ganas de salir de la oscuridad en la que socialmente se encontraban. Como rezaba un slogan de la época: «Cuantas más mujeres en el trabajo, cuanto antes ganamos».


Por Diana Garrido 

http://culturacolectiva.com/historia-we-can-do-it/

Aborto & Argentina: La Inquisición



Cuando el decano Ricardo Nidd se acercó al atril para hablar,
le dijeron que no podía hacerlo desde ese lugar. Imagen: Leandro Teysseire 

Mariana Carbajal
https://www.pagina12.com.ar/

El “debate” que organizó la Academia Nacional de Medicina para condenar la cátedra sobre aborto de la Universidad de Rosario.
La actividad fue convocada también por la Academia Nacional de Ciencias Morales. Participaron abogados de represores, entre ellos de Videla. Invitaron a los responsables de la materia, pero no los dejaron exponer en la mesa. Hubo argumentos falaces, gritos e insultos.

La creación de la primera cátedra del país sobre “El aborto como problema de salud” en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario fue el centro de un áspero debate convocado conjuntamente por la Academia Nacional de Medicina y la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. Como un Tribunal de la Inquisición, los disertantes, exponentes del pensamiento católico antiderechos más conservador, rechazaron la apertura de la nueva materia con interpretaciones falaces de la legislación, al punto de negar la vigencia del artículo 86 del Código Penal, que contempla los abortos no punibles y cuestionar la legalidad de los protocolos dictados en distintas provincias para garantizar su acceso. “Lamento que se esté instando a que cese una decisión tomada en el marco de la autonomía universitaria. Es una decisión inapelable”, les dijo el decano de la Facultad de Medicina, Ricardo Nidd, hacia el final del encuentro y reafirmó que la materia optativa comenzará a dictarse en agosto, como está previsto.

Aunque Nidd fue invitado formalmente a participar de la discusión, al llegar a la reunión se encontró con que no estaba entre los oradores. Se anunció a los organizadores, pero el anfitrión, el presidente de la Academia de Medicina, Luis Martí, lo conminó a ser parte del público. Y cuando pidió la palabra, le negó la posibilidad de exponer desde el mismo atril donde había hablado cada disertante –entre ellos, Alberto Rodríguez Varela, abogado del genocida Jorge Rafael Videla en la causa de robo de bebés–, y solo le permitió hacerlo como cualquier persona del público.

Sin embargo, casi no pudo terminar sus conceptos, porque el mismo Martí lo interrumpió en numerosas oportunidades, a veces en tono amenazante, y por comentarios –irrespetuosos y agresivos– del auditorio que colmaba lugar. El encuentro fue en la biblioteca de la Academia de Medicina, el miércoles a partir de las 19. Duró algo más de una hora y media. “Creíamos que habíamos sido invitados a un espacio académico, donde cada uno de los disertantes tendría el espacio para explicar sus posiciones y debatirlas. Lamentablemente no estábamos en la lista de oradores y cuando pedimos la palabra, nos interrumpieron e insultaron. A pesar de que nosotros durante sus disertaciones escuchamos incluso cuando la información que trasmitían era incorrecta y falaz”, señaló al finalizar la reunión a PáginaI12 Raquel Tizziani, titular de la nueva cátedra y miembro de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, desde donde se promovió la asignatura. “Estamos dispuestos a discutir. Pero en algún punto fuimos interpelados. No lo merecíamos.

En nuestra provincia hay un protocolo. Nuestros médicos deben conocer el problema, conocer esta práctica”, dijo Nidd a este diario, ya de regreso en Rosario. El decano llegó a la Academia de Medicina acompañado por Tizziani y la abogada Analía Aucía, profesora de la Facultad de Derecho de la UNR. Recién había empezado el primer orador cuando ingresó la delegación rosarina: un accidente de tránsito los demoró en el viaje y se perdieron lo primeros minutos. El cuestionamiento a la legalidad del protocolo de atención de los abortos no punibles, aprobado por resolución ministerial en la provincia de Santa Fe, fue otro de los ejes de los expositores que tuvieron acceso al atril. Nidd tuvo que hacer malabares para no darle la espalda al público ni a la mesa de oradores, cuando pudo hablar. “Se ha planteado una falsa dicotomía: no vamos a discutir la legalidad o no del aborto”, dijo y defendió la autonomía universitaria para decidir la creación de la materia y los contenidos previstos en el programa.

 –Estoy en desacuerdo. Tengo diez hijos y me retiro. No se puede matar a una persona
 –exclamó un hombre del público, se levantó y se fue.
–¿Hizo el juramento hipocrático? –le gritó otro.
–El protocolo es ilegal –vociferó una señora.

El decano intentaba explicar los fundamentos de la asignatura y el marco legal. Pero las sucesivas interrupciones le impedían completar una oración. “En nuestro Consejo Directivo se tomaron en cuenta distintas posiciones. La materia es una construcción colectiva que llevó un año de debate”, pudo explicar. Después le pasó la palabra a la abogada Aucía para profundizar en los aspectos jurídicos. Aucía se refirió al artículo 86 del Código Penal, que contempla los permisos para abortar y rebatió la idea repetida por los disertantes de que existe una persona desde la concepción. “Esa es una interpretación”, afirmó. También tuvo que soportar incesantes interrupciones. “Cómo pueden respetar el derecho a la vida si no pueden respetar el derecho al libre pensamiento.

Si existiera una persona desde el momento de la concepción, no existiría la figura del aborto”, agregó la docente universitaria y le pidió al presidente de la Academia de Medicina que “no instigue al delito a los profesionales de la salud” al promover el incumplimiento de los protocolos de atención de los abortos no punibles. La profesora Tizziani había preparado una ponencia para la ocasión, pero no se le dio tiempo para exponer. Un centenar de personas, entre ellas un cura y una monja, hombres trajeados, mujeres con peinado de peluquería y poca juventud colmaban el auditorio. Uno de los disertantes invitados fue Rodríguez Varela, miembro de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, quien subrayó que esa entidad había pedido la suspensión de la materia.

Rodríguez Varela se desempeñó como ministro de Justicia durante la dictadura militar, como fiscal de Estado en la provincia de Buenos Aires cuando Ramón Camps estuvo a cargo de la policía Bonaerense y defensor de Videla en la causa por el robo de bebés. Sobre esos bebés no habló Rodríguez Varela. Pero sí se preocupó por calificar como una “práctica criminal” al aborto, descalificar al fallo FAL de la Corte Suprema –que en 2012 clarificó los alcances de los abortos no punibles y reafirmó que cualquier mujer que queda embarazada en una violación tiene derecho a interrumpir esa gestación–, y considerar que en cualquier caso “es ilegal” porque vulneraría –según su interpretación– la Convención Internacional sobre Derechos del Niño y “hay un ser humano desde la concepción”.

Entre el público, filmando, estaba su hija Mariana Rodríguez Varela, que se hizo conocida en marzo, cuando lanzó una bizarra campaña que se viralizó en redes contra el derecho al aborto pidiendo que se cuelguen “bebitos” de los balcones. Los otros dos expositores fueron el médico Ernesto Beruti, jefe de Obstetricia del Hospital Universitario Austral, y Rafael Pineda, integrante de la Academia de Medicina, y ex jefe de Ginecología del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, de Rosario, donde ya se jubiló. Pineda se vanaglorió de haber sido el primer médico en declararse objetor de conciencia en Santa Fe, en 2010, y de no haber garantizado el cumplimiento del protocolo de atención del aborto no punible, vigente en Santa Fe, en ese centro de salud. No recordó en su exposición que justificó que continuara adelante el embarazo de una nena de 11 años, que había sido violada, en 2012, a pesar de que su familia solicitaba la interrupción legal de esa gestación.

“Ha habido muchos embarazos en el mundo en niñas pequeñas que llegaron bien a término”, dijo en aquel momento Pineda. Ayer, se ocupó de hablar sobre cómo se llegó a la creación de la materia “El aborto como un problema de salud pública”. “Me resulta inconcebible que se instale una materia cuyo objetivo fundamental sea la destrucción del ser humano”, sostuvo. La invitación para participar de la reunión le había llegado a Nidd unas semanas atrás a través del mail oficial del decano. El correo, al que tuvo acceso este diario, dice claramente hacia el final: “Esperando contar con su presencia, saludamos a usted con alta consideración. Acad. María T Caraballo, presidente (sic) Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. Acad. Manuel L. Martí, presidente Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires. Tras el encuentro, el decano contó a este diario: “Respondimos que íbamos a ir, pero no nos incluyeron entre los oradores. Fui como responsable de la materia. Ni siquiera al atril me dejaron subir. Me dijeron que me quedara en el público”, describió.

Y agregó: “Nos sentimos felices de haber creado la materia y que hayamos recogido tantas adhesiones, solidaridad y aliento de universidades nacionales, organizaciones políticas, sociales y gremiales, la Cámara de Diputados de Santa Fe, el Concejo Deliberante de Rosario, particulares, profesionales, científicos, referentes de la cultura local y nacional, a través de más de 6000 mails. La lucha continúa”. La primera cátedra sobre aborto del país fue creada este año por decisión unánime del Consejo Directivo de la Facultad. Será cuatrimestral y optativa y comenzará a cursarse después del receso de invierno, en agosto. La asignatura recibió también el respaldo del ministro de Salud de la provincia de Santa Fe, Miguel González, quien indicó que “el acceso al aborto no punible” es “una política de salud que claramente impacta en menos muertes maternas”. Y consideró interesante que la reflexión sobre un problema complejo de la salud pública se realice en los claustros universitarios.





Fuente: https://www.pagina12.com.ar/44861-la-inquisicion