sábado, 20 de octubre de 2018

Las "NoMo": las mujeres que no quieren ser mamá | Sinfiltros.com

El "NoMo": mujeres que no quieren ser madres | Sinfiltros.com 











Para más información sobre la página y nosotrxs, puede escribirnos a: ecofeminismo.bolivia@gmail.com

viernes, 19 de octubre de 2018

Mujeres de cuarenta países aunarán fuerzas en Bilbao y darán “alternativas feministas”

La capital vizcaina acogerá la próxima semana el XI Encuentro Internacional de la Marcha Mundial de Mujeres.
Por Nekane Lauzirika
Alrededor de 130 mujeres de 42 países participarán en Bilbao en el XI Encuentro Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres que se celebrará en la capital vizcaina la próxima semana. El evento central será el día del pueblo feministaque tendrá lugar el próximo día 27 organizado por Feministon Herria. “Será un día importante para mostrar aunar la fuerza de las mujeres y mostrar alternativas feministas para una sociedad, un mundo más igualitario y, por lo tanto, mejor”.
Ayer por la mañana, en la presentación de los actos, en La Bolsa del Casco Viejo de Bilbao, se dieron cita representantes de sindicatos, universidades y organizaciones de mujeres de toda Euskal Herria, de distinto signo y condición. Con su presencia quisieron mostrar su apoyo a los numerosos eventos que se realizarán a lo largo de toda la semana.
Desde Feministon Herria pusieron de manifiesto que la elección de Bilbao como capital mundial del feminismo surgió en 2016 tras una reunión de mujeres en Mozambique. “La razón que sustentó la propuesta de ser sede del Encuentro Internacional fue, principalmente, la fuerza del movimiento feminista de Euskal Herria y el carácter popular que tiene la marcha mundial aquí, en Euskal Herria, que ha demostrado desde hace años la capacidad de crear alianzas con muchos otros movimientos”.

Bilbao, espacio seguro

Por otro lado, desde la organización de este encuentro aseguraron también “ser conscientes de la persecución que sufren las defensoras de la vida, las lesbianas o las mujeres luchadoras en otros países. Aquí tenemos las condiciones para crear un espacio seguro y eso es lo que haremos”.
El evento central que se celebrará en El Arenal contará con la feria de las alternativas feministas, que reunirá muchos proyectos impulsadas por mujeres que hoy en día están en marcha ya en Euskal Herria. “Son muchas las mujeres que trabajan día a día para cambiar las cosas en diferentes ámbitos de la vida: comunicación, deporte, soberanía alimentaria, conducción, urbanismo, de colonialismo y formación, entre muchas otras”, destacaron las organizadoras.
Bollopop, Pikara Magazine, Emagin, chica de la Cevada, Mujeres del Mundo, Torontile, Txirrindulariak, Fara Bel, Mujeres Tejiendo Redes, Mercado de las especies, Hiria kilktiboa, Safo eskola, Klitto… son algunos de los proyectos que estarán en este evento.
Además de la feria de alternativas, la Euskal Herriko Emakumeon Mundu Martxa organizará un desayuno feminista, una tertulia de mujeres y una mesa redonda titulada La paz desde el feminismo.Asimismo, serán recordadas las seis mujeres asesinadas por lviolencia machista en Euskal Herria en lo que llevamos de año. “¿Eso es vivir en paz?”, se preguntaron. “Hay muchas preguntas que debemos intentar responder”, dijeron, al tiempo que se refirieron a la comida popular de mujeres y a la manifestación convocada para las 17.30 horas que saldrá desde el Teatro Arriaga, bajo el lema Batu indarrak, urritira goaz! Construyamos soberanías sobre nuestros cuerpos y territorios”.
Por la noche, la organización prepara también diversos conciertos con las actuaciones de grupos como MICE, Sustrainas, Ni yuta ni tuya y Gora Etorri.
Las organizadoras de este acto se mostraron también muy satisfechas por propiciar el encuentro en Bilbao de delegadas de 42 países: Brasil, Catalunya, Cuba, El Salvador, Filipinas, Galicia, Kenia, Kurdistán, Malí, Palestina, Sahara, Somalia o Tanzania, entre otros lugares.
“Las reuniones del encuentro serán cerradas, pero hemos organizado un programa paralelo para toda la semana, donde tendremos mesas redondas, recorridos históricos feministas por la Ría, conciertos, inauguración del mural Koloretxe…”, pero especialmente hicieron hincapié al invitar a la ciudadanía a la inauguración del encuentro, el lunes, a las 18.00 horas, en la sala Koldo Mitxelena del Bizkaia Aretoa de Bilbao. “Invitamos a todo el movimiento feminista a que se junte en El Arenal para acudir en marcha al Bizkaia Aretoa”, pidieron.

Para tener más información sobre la página y nosotrxs, nos puedes escribir al mail: ecofeminismo.bolivia@gmail.com

Uruguay: el Senado aprobó el proyecto de ley integral para personas trans

Por nodal
Notas sobre el tema:
Proyecto de ley integral para personas trans fue aprobado en el Senado.
Senado aprobó proyecto de ley integral para personas trans.
Proyecto de ley integral para personas trans fue aprobado en el Senado
El Senado aprobó por 17 votos en 29 el proyecto de ley integral para personas trans. Este jueves será aprobado en una sesión extraordinaria en la Cámara de Diputados
El proyecto se votó con cambios de último momento introducidos la semana pasada en la Comisión de población y desarrollo de la cámara alta. En ese ámbito, se acordó que los procedimientos quirúrgicos de cambio de sexo requerirán la anuencia de los padres en el caso de menores de edad. Para los procesos de hormonización el proyecto establece que se deben seguir los procedimientos establecidos en el Código de la Niñez y la Adolescencia, que prevé la intervención de un médico y la posibilidad que la justicia laude el tema.
El proyecto fue aprobado en general con el apoyo del Frente Amplio y el Partido Independiente. El resto del sistema político se manifestó en contra, principalmente por el artículo que prevé un resarcimiento económico para quienes fueron perseguidos y perjudicados durante la dictadura militar. Entre las argumentaciones en contra de la ley, se sostuvo que prioriza a la población trans sobre otros núcleos.

Senado aprobó proyecto de ley integral para personas trans

El proyecto habilita a los menores de edad a comenzar procesos de hormonización o a cambiarse de nombre sin la anuencia de sus padres o tutores, mientras que sí exige el permiso de los responsables legales para realizar una intervención quirúrgica. Asimismo, dispone una pensión (de hasta $ 11.500) para las personas trans perseguidas por la dictadura.
Al comienzo de la discusión, el miembro informante del oficialismo, Marcos Otheguy, dijo que con la aprobación del proyecto se estaba haciendo “un acto de justicia y comenzando a saldar una deuda histórica” con la población trans. En tanto, la senadora de Asamblea Uruguay, Daniela Payssé, dijo que la discusión en comisión fue “responsable, seria y rigurosa”, y que por eso se modificaron varios artículos del proyecto original. La legisladora, sin embargo, criticó el debate que se dio en la sociedad. “A mi juicio se procesó de la peor manera: mintiendo, engañando, hablando de repudio y de privilegios para las personas trans, no solo por parte de colectivos e iglesias, sino de integrantes de esta casa. ¿Cuál es el privilegio de haber sido excluido de su casa por incomprensión, o haber tenido que terminar ejerciendo la prostitución? ¿Eso es un privilegio? Atender las situaciones de discriminación no es otorgar un privilegio”, señaló.
Payssé consideró que había “dos diferencias” en la forma en que se instaló el debate en la sociedad. Por un lado, dijo que la juntada de firmas contra el proyecto había sido “una aberración” porque pretendió “engañar a la gente” y destacó que “esa forma de terrorismo también tuvo un correlato en este Parlamento” ya que las firmas presentadas eran anónimas. En tanto, destacó que las organizaciones sociales agrupadas bajo el grupo “Ley trans ya” hayan recolectado 60 mil firmas las cuales fueron “certificadas” ante un escribano público en el Palacio Legislativo.
La primera legisladora de la oposición en hablar fue la senadora Verónica Alonso, quien expresó su oposición al proyecto por considerar que se estaba legislando “por presión de colectivos corporativos”. “¿Acaso la presión de determinados grupos que han influido muchísimo en el Ministerio de Desarrollo Social como el caso de Ovejas Negras, les han hecho perder el foco?”, se preguntó, y dijo que no compartía que “el Estado deba pagar por querer vivir de una forma diferente y deba dar beneficios por el hecho de ser trans”. Mientras realizaba su intervención, el senador Rafael Michelini le solicitó realizar dos interrupciones, las cuales fueron negadas. Recién al finalizar, Michelini pudo contestarle y le dijo que el proyecto brinda derechos “para quienes no tienen recursos” ya que los que tienen “siempre encuentran solución”.
A su turno, el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, anunció que votará a favor del proyecto en general porque va en la línea de la “consagración de la libertad y el derecho a la identidad de género” pero señaló que no acompaña el inciso 3 del artículo 6, ni los artículos 10, 11, 14 y 21, referidos a la hormonización y cambio de nombre de menores sin el consentimiento de sus padres, el otorgamiento de una pensión para las personas trans perseguidas por la dictadura, y la incorporación al régimen de beneficios de la Ley de Inversiones.
Posteriormente, el senador del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, dijo que la colocación de los pañuelos amarillos por parte de los legisladores frenteamplistas tenían como objetivo “sacar jugo” en las próximas elecciones. Bordaberry también criticó que se califique al día “como histórico” y señaló que “lo mismo dijeron cuando asumió una senadora” en referencia a Michelle Suárez, referente del colectivo defensor de los derechos LGBTI Ovejas Negras que luego fue procesada por cuatro delitos de falsificación, estafa y falsificación de documento privado.
Jorge Larrañaga, en tanto, dijo que no votaba el proyecto porque consideraba que “no reconoce derechos y libertades”. “Los ciudadanos uruguayos son libres e iguales no por una ley, somos libres e iguales por la Constitución nacional”, expresó.
El proyecto, aprobado en comisión el pasado miércoles con cuestionamientos de la oposición, habilita a los menores de edad a comenzar procesos de hormonización o a cambiarse de nombre sin la anuencia de sus padres o tutores, mientras que sí exige el permiso de los responsables legales para realizar una intervención quirúrgica.
Asimismo, dispone una pensión (de hasta $ 11.500) para las personas trans perseguidas por la dictadura. “Establécese un régimen reparatorio para las personas nacidas con anterioridad al 31 de diciembre de 1975 que acrediten de forma fehaciente que por causas relacionadas con su identidad de género fueron víctimas de violencia institucional o privadas de libertad (…) por agentes del Estado”, dice el texto.
Idas y vueltas
La habilitación de los procesos de hormonización y las intervenciones quirúrgicas concitaron buena parte de la atención durante la discusión en la comisión. En un primer borrador, se establecía que ambos procesos podrían ser iniciados sin la anuencia de los responsables legales.
Ante los reclamos de algunas organizaciones, muchas de ellas vinculadas a instituciones religiosas, la bancada del Frente Amplio había aceptado revisar la redacción. Pero cuando los legisladores oficialistas hicieron saber que pensaban dejar por el camino esos artículos, se encontraron con la resistencia de organizaciones civiles de la vereda opuesta. Incluso el Mides planteó que eliminar esa disposición sería un retroceso.
Firmas
Organizaciones sociales que se movilizaron a favor de la Ley Trans entregaron el pasado miércoles 60.000 firmas que reunieron en defensa del proyecto. La entrega de firmas se realizó en la antesala de la Cámara de Senadores.
La movida se generó a raíz de que organizaciones vinculadas a iglesias evangélicas habían comenzado una recolección de firmas contraria a la ley y los defensores del proyecto entendieron que la mejor forma de contrarrestar eso era con una movida similar. Los contrarios al proyecto habían recolectado alrededor de 40.000 firmas.



Para tener más información sobre la página y nosotrxs, nos puedes escribir al mail: ecofeminismo.bolivia@gmail.com

Lo que mi hijo trans me ha enseñado

Imagen relacionada
Paul Klee
Por Carolina León
Las esencias retornan, o nunca se fueron de verdad. Las ‘feministas radicales’ han venido a salvarnos, también de lo que las personas trans representan y nos hacen cuestionarnos.

He / she has opinions”, “tiene opiniones”, es una sentencia que saca mi hijo a veces, con un tonito particular, para decribir a alguien que a su alrededor está proyectando sus prejuicios sobre él u otras personas como él. Sé lo que es que el mundo “tenga opiniones” alrededor, le pido paciencia, intento evitarle sufrimiento.
Las mujeres estamos acostumbradas a que mucha gente en nuestro entorno “tenga opiniones”. Mira cómo iba vestida, se comportó así o asá, tonteó, flirteó, enseñó, qué clase de mujer haría eso o lo otro…  Las mujeres convivimos cotidianamente con el juicio ajeno no solicitado, con la vigilancia social de una esencia “femenina” que parece ser tremendamente frágil a la luz de las variadas “opiniones”, que a veces son hasta contradictorias (tú te lo buscaste por querer hijos; ella se lo buscó por no haber tenido hijos; ¿no denunció?; ¿por qué denunció?). Estoy haciendo parodia triste, y exagerando algo del día a día.
La pulsión de la “opinión” no parece haber ido a menos ahora que todas somos feministas. Nos expurgamos unas a otras sin piedad, como quien se busca los piojos, sopesando hábitos de consumo, costumbres cotidianas, modos de vida, de vestido o de lenguaje, en una persecución de algo que bien podría ser llamada una “esencia” feminista. En estos tiempos de bendita eclosión del movimiento, a veces nos encontramos midiéndonos el largo de la falda, la cantidad de maquillaje, las amistades o novios, las prácticas sexuales, el depilado o su ausencia, si tenemos hijos o cuántos, si no los tenemos y por qué, si condenamos la prostitución y el porno, y algo súper importante, cuántas veces escribes al día la palabra “abolición”. Entre mis hijxs y yo tenemos esta broma hace tiempo: “toma, un pin feminista”.
¿Estoy siendo postmilenial? Estoy siendo un poco postmilenial. Desde luego, esto se da entre gente muy joven y que funciona bajo una idea de feminismo “individualista”, que enjuicia los posicionamientos personales añadidos a la apariencia, a nuestra performance en redes; pero no sólo. Llevo años con este tipo de dinámicas (de evaluar nuestro “compromiso con el feminismo”) con mi hija mayor y con mi hijo, tratando de que el mensaje “no, no te hace feminista más maquillaje o menos, te hace feminista no reproducir las mismas violencias que el sistema reserva a las mujeres y luchar contra ellas” sea el que cale.
Toda identidad no es más que una actuación para la platea, una especie de congruencia entre quien dices ser y cómo te muestras al mundo. Pero es una congruencia que se nos exige desde el afuera. Quedémonos un rato con eso: la obligatoriedad (fabricada) de ofrecer al mundo lo que dices ser. El mundo no está preparado para las incongruencias y quiere que se lo pongamos facilito.
Estoy hablando desde ser la madre (feminista) de un hijo trans.
Hablo de esta tendencia al juicio y la categorización “esencialista” por lo que me afecta, no ya a mí, sino a lo que creía que estábamos transformando en la lucha. Hablo de la deriva esencialista que insiste en el sujeto “mujer”, centro del feminismo, que parece entenderlo como una forma cerrada, asociado irremediablemente a un cuerpo determinado, a una anatomía. Como si la categoría “mujer” no estuviese construida socialmente y rellena de estereotipos que se han hecho antes de nosotras, previos a toda lucha.
Lo peor de esta deriva es la que identifica el cuerpo con el “ser”. Y, en la peor de sus encarnaciones, biología con identidad. Como si la “esencia” de una mujer (y toda la opresión que alienta y mantiene el sistema) estuviese reducida a portar cromosomas XX. Como si no existiese toda una cultura que ha construido esa opresión y que afecta de forma muy distinta a muchos tipos de mujeres e incluso a quien no tiene un cuerpo biológicamente de mujer.
Lo peor del “has opinions” de mi hijo lo encontraba en aquellas personas que pretendían encerrarnos, a él y a todas, dentro del molde del cuerpo binario. En los exabruptos que nacen de este sector del “has opinions”, yo escuchaba algo así:
“Como has nacido con branquias de pez, nunca podrás vivir en tierra firme. Como tu anatomía muestra mamas, lo que te corresponde es la sumisión y la obedicencia, una esencia de mujer. Ya vamos a luchar para abolir el patriarcado, pero mientras tanto estás oprimida porque lo manda la biología. Te liberaremos más adelante, pero has nacido con branquias de pez. Queremos luchar contra este sistema, pero nos limitamos a lo que dice tu anatomía para tratarte, para consensuarte. Como has nacido con branquias de pez…”.
Como tienes lo que tienes, no nos inquietes. Nosotros have opinions. El niño es niño por su pene, la niña es niña por su vulva, no nos agobiéis, no nos pidáis cosas. El pez es pez por sus branquias y nunca se le ocurriría ser un mamífero o un pájaro; esto es así. En esto están de acuerdo la Iglesia y cierto sector del feminismo.
Y yo no escucho más que paternalismo (con suerte) y odio (todo el tiempo) en esas opinions. Si el feminismo tenía un proyecto, es que la sociedad, el mundo, deje de decidir por nosotras por nuestra fisionomía o por nuestro aspecto. Que las mujeres (sin mirar debajo de la falda) no sean encasilladas en unos destinos prefijados, en el final de una cadena de valor que otorga créditos y privilegios a unos y se los resta a otras; creo que se puede decir que el proyecto era que ser mujer no fuese ser sujeto de opresión. Pero no desde arriba, no desde una categorización reduccionista y cargada de discriminación. Como tienes branquias de pez, vamos a decidir por ti.
Así que ser “mujer” no se deviene, sino que se nace. Como si “ser mujer” no estuviese dictado desde fuera por un conjunto de apariencias tan débiles como tener el pelo largo en la cabeza.
Estos son asuntos demasiado graves para los que opinar en cuatro líneas, pero me afectan directamente cuando se dice que alguien nacido con fisonomía de hembra que se llama hombre trans está “engañando” o “estorbando” o “jugando con” la idea de género y retrasando la revolución de las hermanas. Me afecta mucho aunque mi hijo, afortunadamente, no lee a todas estas “feministas” que tienen tantas ridículas opinions.
Las esencias retornan, o nunca se fueron de verdad. Las “feministas radicales” han venido a salvarnos, también de lo que las personas trans representan y nos hacen cuestionarnos. Me cuesta el hígado, pero no más de lo que me cuesta convivir con facherío. Todo lo que estoy aprendiendo a través de mi hijo es tan revolucionario, tan liberador, tan desprejuiciado y tan real, que las más de las veces conseguimos reírnos. Porque sus branquias no lo hacen pez, porque mi feminismo no puede ser el vuestro, porque para poder seguir llamándome feminista lucho por erradicar toda discriminación, también la que afecta a personas como él.
Mientras abolimos el género (ya nos contaréis qué es eso), mi hijo y tantas personas más me están enseñando tantas cosas en presente continuo, que nos da risa cuando le negáis su existencia. Él tiene branquias y se va a la superficie, cada vez más alto. Porque los peces son peces o jilgueros o pavos reales si así lo desean. Y no aceptaré que nadie le diga qué puede o no puede hacer. Quitadme los pines.



Para tener más información sobre la página y nosotrxs, nos puedes escribir al mail: ecofeminismo.bolivia@gmail.com

Bolivia. Reportan 85 feminicidios en nueve meses en el país

Por Página Siete Digital / La Paz
En conjunto los departamentos del eje troncal suman 56 casos lo que representa aproximadamente el 66% del total.
De enero a septiembre de este año, la Fiscalía General del Estado registró un total de 85 feminicidios en todo el país, siendo Cochabamba (22), Santa Cruz (17) y La Paz (17) los departamentos con mayores índices de este delito, que en conjunto suman 56 casos y representan aproximadamente el 66% del total.
En los demás departamentos se presentan los siguientes datos: en Oruro nueve casos; en Tarija siete; en Chuquisaca cinco; en Potosí cinco; en Beni dos y en Pando uno.
Respecto a los datos presentados anteriormente, en el mes de septiembre se registraron nueve casos, de los cuales seis ocurrieron en Cochabamba, dos en Oruro y uno en La Paz. Este último balance situó a Cochabamba como el departamento con mayor índice de feminicidios cuando el mes anterior era Santa Cruz.
A fines del mes de septiembre, se informó que la Clínica Internacional de Derechos Humanos (IHRC) de Harvard investigará de manera independiente 10 casos de los feminicidios emblemáticos en Bolivia a solicitud de la organización Mujeres Creando.
Las propuestas fueron los casos de Abigaíl Espinosa, Daniela Tapia Iturri, Verónica Chino, Vethy Mamani Ramos, Verónica Quintana Méndez, Magda Choque Guzmán, Helena Marca Condori, Yessenia Fuentes, Fabiola Cáceres y Andrea Aramayo. La mayoría de esas víctimas son jóvenes y en ninguno de los casos se llegó una sentencia.
.




Para tener más información sobre la página y nosotrxs, nos puedes escribir al mail: ecofeminismo.bolivia@gmail.com

jueves, 18 de octubre de 2018

Apoyo a la HUELGA de la plantilla de los Servicios Sociales y Servicio de la Mujer del Ayuntamiento


Por APDHA Sevilla
APDHA Sevilla muestra su apoyo a la HUELGA de la plantilla de los Servicios Sociales y Servicio de la Mujer del Ayuntamiento prevista para este 18 de octubre.

Los Servicios Sociales siguen colapsados y abandonados. Nada hace prever que vaya a producirse un cambio para revertir esta situación inaceptable. 
Sevilla, 17 de octubre  2018.- Desde la delegación de Sevilla de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) venimos denunciando el abandono y el colapso de los Servicios Sociales del  Ayuntamiento de Sevilla, que deben atender a la población más vulnerable de nuestra ciudad.
Desde nuestra Asociación entendemos que es necesario afrontar de una vez por todas la situación de emergencia social y que, en lugar de “ponerse las pilas”, el Ayuntamiento mira para otro lado como si nada tuviera que ver con esta realidad. Es la absoluta dejadez e irresponsabilidad del Ayuntamiento la que está llevando a una situación de desamparo que es inaceptable desde un punto de vista ético y político. A fecha 25 de septiembre de 2018 hay 4866 solicitudes para la Rentas Mínimas de Inserción Social, de las que solamente se han concedido 196.
Algunos datos más, de hace una semana, muestran una  situación alarmante e insostenible. En el Centro de Servicios Sociales Tres-Barrios Amate hay 633 citas en espera y una cita solicitada el 08 de octubre pasará a ser atendida el 24 de marzo de 2019.  El tiempo de respuesta media para realizar el Informe de Exclusión es de 7 meses.  En el C.S.S. San Pablo-Santa Justa: hay 197 citas en espera, una cita solicitada el 4 de octubre se atenderá el 27 de noviembre.
La dejación de la Administración, hemos denunciado en distintas ocasiones,  se traduce en un empobrecimiento cada vez más creciente de las familias. Se están creando guetos en las periferias de la ciudad que están favoreciendo el auge de problemas de convivencia que llevan a una situación insostenible. En algunas zonas la conflictividad social está latente y a punto de quebrarse la necesaria convivencia.
Es necesario dignificar a los Servicios Sociales. Es inadmisible que buena parte de la plantilla sea eventual y dependiente de programas puntuales. La precariedad en el empleo genera una rotación muy alta que afecta seriamente la gestión de los expedientes. Los limitados presupuestos, no acordes con la situación social de emergencia, impiden aportar soluciones  a los problemas de los vecinos y vecinas. Entendemos que las demandas de los trabajadores y las trabajadoras sociales y su movilización debe interpelar al Ayuntamiento para que actúe y  esto se concreta en inversión, puesta en marcha de programas sociales que, además de a lo paliativo, vayan a las causas que generan la exclusión.
Las familias que acuden a los servicios sociales, en su mayoría se deben a problemas de necesidades básicas urgentes que no admiten dilación. Cabe preguntarse: ¿Demorando la atención de las familias y la aplicación de las soluciones, no estará buscando el Ayuntamiento ahorrar dinero del reducido presupuesto asignado a Servicios Sociales?

Desde la APDHAA hacemos un llamamiento a las distintas administraciones para apuesten por la Renta Básica Universal. Entendemos que esta medida acabaría, en gran parte, con el colapso de los Servicios Sociales.  Exigimos al  Ayuntamiento de Sevilla y a su Alcalde  que afronten, de una vez por todas, esta situación lamentable y ofrezcan soluciones  a las personas que  más lo necesitan. 

Para tener más información sobre la página y nosotrxs, nos puedes escribir al mail: ecofeminismo.bolivia@gmail.com

Invisibilización & Violencia Género: De las “no víctimas” de la violencia invisible in memoriam

Resultado de imagen para Invisibilización & Violencia Género De las “no víctimas” de la violencia invisible in memoriam

Nuria Gonzalez
TribunaFeminista

Un ejemplo más de un caso de violencia y maltrato hacia mujeres que nunca contará como violencia de género, o lo que es lo mismo violencia machista.

Esto es caso real ocurrido en un juzgado de un pueblo de la provincia de Barcelona ahora mismo. Se trata de una mujer, podía ser María. Pero podría ser la de muchas. Hay muchas Marías.

María, madre de 2 hijos, un niño de 8 y una niña de 15, toda la vida trabajó y fue una madre pues como todas, lo hizo lo mejor que pudo. Casada con el padre de sus hijos, su primer novio desde la adolescencia, aguantó el gusto por el alcohol y alguna que otra sustancia que él tenía, incluso durante un proceso de desintoxicación. Entre el trabajo, los niños, disgustos y alguna alegría, a María se le pasaba la vida.

Sin embargo, llegaron tiempos peores y la vida se llevó a sus dos pilares en dos meses; su padre y su hermano murieron repentinamente y ella acusó el duelo más de lo que su entorno más cercano estaba dispuesto a aguantarle. El padre de sus hijos decidió que era un momento perfecto para abandonarla e irse con otra mujer, a la casa de ésta y se fue cuando quizás ella fue la única vez que lo necesitó. Se fue a un nuevo hogar y le dejó a los hijos, pero no le dejó ni un solo euro para mantenerlos, ni tampoco para pagar la hipoteca de la casa de ambos. Al duelo por las muertes, sumemos el duelo por el rompimiento, que no es poco.
Pasado casi un año, el marido de María, sin oficio ni beneficio conocido pero sí en la economía sumergida, decide que quiere recuperar su casa, la que lleva meses sin pagar, y que la mejor manera para hacerlo es manipular a su hija adolescente. Todas las que hemos sido adolescentes sabemos que es el peor momento de la vida en el que te llevas fatal con tu madre. Tú quieres hacer o que te da la gana y tu madre te obliga a hacer lo que tienes que hacer. Lo más parecido a una guerra doméstica que vives hasta entonces. Pues ese es el momento que el marido de María, muy inteligentemente, escoge para “hacerse cargo” por primera vez en la vida de sus hijos y llevárselos a vivir con él, bajo promesa de libertad y caprichos.

A las pocas semanas María recibe una demanda de divorcio contencioso, en la que su marido le exige que salga de su casa para ir él y además, una pensión de 550 euros. Con 1.200 euros que gana María, pretendía la abogada que redactó la petición en la demanda que María pagara la hipoteca (400 euros), la pensión de alimentos (550 euros), y se supone que buscar un alquiler y vivir con los 350€ restantes. Además le proponía un régimen de visitas de los hijos con su madre de 8 horas quincenales. Como si María nunca se hubiera ocupado de ellos o algo peor.
Llegada la vista para el juicio en enero de este año, la bogada de María se opone frontalmente a la petición, solicita la custodia compartida, especialmente con el niño de 8 años alegando que la única razón por la que el padre quiere hacerse cargo de los hijos es por un interés económico sobre la vivienda familiar que, no olvidemos, ella pagaba en exclusiva.
Hasta este momento nos encontramos ante una situación en que María está sufriendo dos tipos de violencia machista, muy habituales, pero muy invisibilizadas, la psicológica y la económica. Pero la peor estaba por llegar, la judicial. En el acto de juicio, sorpresivamente y contra cualquier norma procesal, la fiscal de menores y la jueza deciden que, a puerta cerrada y sin que los abogados de las partes estuviéramos presentes, iban a mantener una conversación con la adolescente antes de decidir qué hacer. La jugada del padre fue magistral y convino con su hija que la mejor manera de asegurarse el éxito de la operación era que ella le dijera a la fiscal y a la jueza que su madre era alcohólica, incapaz de cuidarlos y que ellos no serían felices hasta que no volvieran a casa, pero que su madre se fuera de allí. A todo esto, la abogada del padre, con esa versión más que interiorizada, vertiendo todo tipo de dudas sobre María y su capacidad de cuidar a sus hijos. Y no lo hacía por dinero, porque era una abogada de oficio. Simplemente por, ceguera.

Efectivamente, una vez acabada la “entrevista informal”, la jueza y la fiscal nos comunican su decisión. Después de lo expresado por la niña, María debe abandonar la casa, para que su marido, que hasta el momento nunca tuvo el menor interés en sus hijos, viviera allí con ellos, por el bien de los menores porque, en las palabras de la fiscal “no se podían arriesgar a que pasara nada a esos niños”. Quiero decir que existió un informe psicológicos de los servicios de justicia que decía que María era una madre funcional con un vínculo normal y fuerte con sus hijos, que si bien se estaba viendo superada por el cúmulo de experiencias negativas necesitaba ayuda para superar sus duelos, no representaba en ningún caso un peligro para sus hijos. Al menos se consiguió un régimen de visitas de un fin de semana quincenal, sin que los hijos se quedaran a dormir con su madre por oposición expresa de la abogada del marido, y que la pensión fuera de 250 euros.
María volvió a su casa, sola, para preparase para la mudanza, y sus hijos y el padre de estos a la casa donde vivían hacía meses sin el menor problema. Pasaron meses en los que María cumplió religiosamente con el pago de la pensión de alimentos, así como con el pago de la hipoteca de la casa en la que el padre seguía sin aportar nada. María buscaba piso y ayuda, porque estaba cada vez más hundida. Su madre no se la dio, ni nadie de su familia. Su estado de salud era cada vez más precario. El padre de sus hijos no cumplió con el régimen de vistas ni una vez, y nunca le llevó a sus hijos para que la vieran. Lo que sí hizo fue acosarla a diaria, junto con su hija, para que se fuera de la casa que ella estaba conservando y pagando para todos. Hasta el punto que instaron la ejecución de la sentencia para poner a María de patitas en la calle, tuviera donde ir, o no. Las mismas juezas y fiscal que, con la única base del testimonio de una adolescente destrozaron a la vida de María, dieron vía libre a la ejecución y desahucio de María.

La última vez que vimos a María fue en julio. Delgadísima, tristísima, muy demacrada. Casi se movía por inercia. Todos sus problemas no eran suficientes porque, debido a su estado, la empresa en la que llevaba trabajando más de diez años decidió que también era una carga para ella y la despidió. En todo el verano no supimos de ella hasta que hace unos días llamó para preguntar si le debía dinero a la procuradora. No lo debía. Estaba mal. Ella nunca entendió que le estaba pasando y porqué nadie la quería ni la ayudaba.

A María la encontraron muerta en su casa hace tres noches, sola. El 15 de octubre la enterraron. Su hija puso en su perfil una foto con ella y un “Mami t’estimo”. Del pobre crío de 8 años que ha quedado huérfano no sabemos nada. Su abogada llamó a la abogada del marido para notificarle que ya podía ocupar la casa a placer, y hizo un escrito a la jueza y la fiscal para comunicarles que la ejecución del desahucio ya no era necesaria gracias a sus justas y precavidas decisiones.
María no contará en ninguna estadística de violencia de género ni saldrá en la noticias. No habrá concentraciones por ella. Por eso escribo esto, por todas las Marías “no víctimas” de violencias invisibles.


Fuente: https://tribunafeminista.elplural.com/2018/10/de-las-no-victimas-de-la-violencia-invisible-in-memoriam/



Para tener más información sobre la página y nosotrxs, nos puedes escribir al mail: ecofeminismo.bolivia@gmail.com