domingo, 31 de enero de 2016

La primera ministra de la India, Indira Gandhi (1917-1984)


De pequeña admiró a Juana de Arco y soñó toda su vida con servir a su país. Solitaria desde niña, por la muerte de su madre y el alejamiento de un padre dedicado íntegramente a la política, Indira Gandhi forjó una personalidad única. Amada y odiada a partes iguales, Indira Gandhi se convirtió en la primera mujer de la India en ostentar el cargo de Primer Ministro de su país. Luchadora incansable, además de primera ministra, ostentó muchos otros cargos políticos en la India, además de participar activamente en cuestiones de política exterior que la llegó a enfrentar con las grandes potencias mundiales. 

Indira Priyadarshini Gandhi nació el 19 de noviembre de 1917 en la ciudad india de Allahabad. Fue la única hija de Kamala Kaul, una ferviente luchadora por los derechos humanos de los más desfavorecidos, y del líder que abanderó la independencia del Imperio Británico y posteriormente fue nombrado primer ministro indio, Jawaharlal Nehru. Indira creció alejada del cariño de una familia convencional. Su madre falleció a causa de una tuberculosis. Mientras que su padre vivía volcado de lleno en su carrera política. 

Después de ser educada en su propia casa de la mano de tutores, inició sus estudios en la Escuela Moderna de Delhi y en una escuela cristiana en Allahabad. Indira continuó sus estudios en una escuela internacional en Ginebra para volver después a la India e ingresar en un centro educativo de Bombay. Indira inició sus estudios universitarios en la Viswa Bharati University de Shantiniketan. La enfermedad de su madre la obligó a interrumpir temporalmente sus estudios para acompañarla a Europa e intentar curar su enfermedad. En aquellos años ingresó en Oxford donde continuaría sus estudios tras la muerte de su madre. 




Indira también sufrió de una salud débil que la obligó en más de una ocasión a interrumpir sus estudios y permanecer un tiempo en Suiza para recuperarse. Finalmente, el estallido de la Segunda Guerra Mundial le impidió terminar su carrera en Oxford, universidad que pasado los años le otorgaría un título honorífico. En su estancia en Inglaterra, Indira estrecharía su relación con un joven al que ya conocía de su ciudad natal, Feroze Gandhi, con quien terminaría casándose el 26 de marzo de 1942 y tendrían dos hijos. Una relación que terminaría rompiéndose a causa de las continuas infidelidades de Feroze.


Boda de Indira con Feroze Gandhi

Instalada de nuevo en la India y convertida en una mujer casada, Indira Gandhi empezó a colaborar con su padre, quien había sido nombrado Primer Ministro de la India. De hecho, Indira ya había apoyado a su padre ingresando en el Partido del Congreso y participando activamente en la lucha por la independencia de la India, encabezada por el gran líder Mahatma Gandhi y que se alcanzaría el 15 de agosto de 1947.

En la década de los cincuenta su carrera política, siempre de la mano de su padre, la fue situando en la primera línea. En 1959 fue nombrada Jefa del Partido del Congreso. En 1964 fallecía su padre y era sustituido como Primer Ministro por Lal Bahadur Shastri, mientras que la propia Indira iba asumiendo distintas carteras ministeriales. Dos años después, la muerte prematura de Shastri, supuso su elección como Secretaria General del Partido del Congreso, el último peldaño para alcanzar el cargo de Primera Ministra, convirtiéndose en la primera mujer de su país en alcanzar semejante poder. 




Indira Ghandi fue Primera Ministra de la India durante quince años en dos periodos diferenciados, desde 1966 hasta 1977 y desde 1980 hasta su muerte, en 1984. En 1977, después de que la situación política india se complicara, teniendo que declarar el estado de emergencia en 1975, decidió organizar un plebiscito que la depuso de su puesto. El gobierno que asumió entonces el poder no pudo mejorar la situación de la India por lo que Indira fue reelegida en 1980.

A lo largo de su carrera política, Indira asumió también otros cargos dentro del gobierno. Trabajadora incansable, mejoró la situación industrial del país y las condiciones de los más necesitados. A nivel internacional, la Primera Ministra se posicionó en el bloque soviético por lo que sus relaciones con los Estados Unidos se enfriaron, aunque no evitó las relaciones diplomáticas con sus dignatarios.


Indira Gandhi y Richard Nixos

Cuando Indira había alcanzado el poder en 1966, hacía poco tiempo que la guerra con Pakistán había sumido a la población en una peligrosa situación de crisis humanitaria, causada por la gran cantidad de refugiados que cruzaban la frontera india. Indira no sólo acogió a los refugiados sino que organizó un ejército que se desplegó en el Pakistán Oriental, de donde volverían victoriosos. La guerra no supuso solamente el nacimiento de un nuevo estado, Bangladesh, sino que dio a la Primera Ministra un estatus de auténtica heroína. 




Los últimos años de su vida, y la razón que la llevaría a la tumba, tuvo que lidiar con el conflicto en el Punyab, una zona situada al norte de la India en la que la minoría sij luchaba por su independencia. Indira respondió con mano dura para frenar las aspiraciones sij de crear un estado confesional, pero sus decisiones provocaron la muerte de muchos civiles y la ira de los nacionalistas. 

El 31 de octubre de 1984, Indira Gandhi salió de su casa en Nueva Delhi para acudir a una cita con el actor británico Peter Ustinov, quien iba a entrevistarla. Nunca llegó. Dos de sus guardaespaldas, miembros de la minoría sij, le dispararon a sangre fría, provocándole la muerte. 



Por Sandra Ferrer

sábado, 30 de enero de 2016

ATRAPadas: sin acceso a abortos legales y seguros


Democracy Now!


Esta semana, un gran jurado de Houston presentó una acusación que provocó sorpresa. Se le había encomendado la investigación de videos que aparentemente dejaban al descubierto que la organización especializada en planificación familiar y derechos reproductivos Planned Parenthood vendía partes del cuerpo de fetos abortados. El gran jurado no halló actos ilícitos por parte de Planned Parenthood. En cambio, acusó a los productores David Daleiden y Sandra Merritt, de la organización contraria al aborto The Center for Medical Progress, de alterar registros gubernamentales, un delito grave.

Por otra parte, esta semana tuvo su presentación pública otro video; en este caso es uno que muestra de manera precisa la amenaza que se cierne sobre los derechos reproductivos de la mujer en todo el país. “TRAPPED” (“Atrapadas”, en español) es un conmovedor documental que se estrenó el domingo por la noche en el Festival de Cine de Sundance aquí, en Park City, Utah. El documental evidencia de qué manera la aprobación en varios estados del país de las llamadas “leyes TRAP”, que imponen reglamentaciones selectivas sobre los centros de salud que practican abortos, implica un ataque al acceso al aborto legal y seguro para las mujeres estadounidenses. Las “leyes TRAP”, sigla que en inglés significa “trampa” o “atrapar”, han proliferado desde que el Tea Party arrasara en las legislaturas estatales en 2010 y dicen proteger la salud de las mujeres; sin embargo, provocan en realidad la clausura de clínicas de atención de la salud de la mujer. El estreno de la película a nivel nacional coincidirá con el momento en que el derecho de una mujer a elegir si practicarse o no un aborto se enfrente a un desafío crucial ante la Corte Suprema de Estados Unidos, el 2 de marzo.

Dawn Porter es la galardonada realizadora que escribió, dirigió y produjo “TRAPPED”. Mientras se encontraba en Mississippi filmando otra película, Porter se enteró de que en ese estado quedaba una sola clínica donde se practicaban abortos. Decidió entonces acercarse a la clínica, donde encontró al Dr. Willie Parker, obstetra y ginecólogo.

Tras la presentación de “TRAPPED” en el Festival de Cine de Sundance, el Dr. Parker expresó en el noticiero de Democracy Now!: “Hace 21 años que soy obstetra y ginecólogo y 25 años que soy médico. Cuando tomé conciencia de que una de cada tres mujeres necesitará asistencia médica para realizarse un aborto a lo largo de su vida reproductiva y que, de forma desproporcionada, las mujeres de bajos recursos y las mujeres de color tendrán dificultades para acceder a dicha atención, se tornó prioritario para mi garantizar el acceso a esos servicios de salud tan importantes, por lo que regresé a mi pueblo natal de Birmingham para brindar asistencia médica en el sur”.

La película “TRAPPED” sigue al Dr. Parker y a varios otros proveedores de aborto de Alabama, donde se aprobaron leyes TRAP que imponen onerosas modificaciones a las clínicas en que se practican abortos. La mayoría de esas leyes se basan en una legislación modelo redactada por una organización contraria al aborto llamada Americans United for Life. Las mismas obligan a clínicas que proveen el servicio de interrupción del embarazo que funcionan de manera segura y legal a efectuar reformas costosas e innecesarias en sus instalaciones. En muchos casos, las clínicas no pueden financiar la realización de las reformas y se ven obligadas a cerrar sus puertas.

En una escena de la película “TRAPPED”, se muestra al Dr. Parker con una paciente. Parker le está transmitiendo la información que la ley TRAP de Alabama exige que se les haga saber a las pacientes antes de practicarse un aborto:

“La ley me exige que le diga que al practicarse un aborto, puede incrementarse el riesgo de padecer cáncer de mama. No existe evidencia científica que lo compruebe. El Estado me exige que le informe que al practicarse este procedimiento existen riesgos de complicaciones. Considero que es bueno conocerlo, al riesgo. El Estado me exige que le diga que usted puede presentar hemorragias que podrían poner en riesgo su vida y que puede ser necesario trasladarla a un hospital y recibir una transfusión de sangre. Si usted presentara una hemorragia que solamente pudiera ser contenida mediante la extirpación de su útero, se le practicaría una histerectomía y no podría tener hijos en el futuro. Esos son los riesgos asociados, pero adivine qué. Son exactamente los mismos riesgos asociados a tener un bebé. Lo que quiere decir que no se está enfrentado a ningún riesgo extra en lo que refiere a su salud. Es decir que el aborto es un procedimiento extremadamente seguro”.

En Texas, la ley TRAP —conocida allí como HB2— fue aprobada en 2013. Antes de la entrada en vigor de dicha ley había 40 clínicas de abortos en funcionamiento en Texas. Quedan diecinueve. Una clínica de San Antonio entabló una demanda judicial en oposición a las restricciones impuestas por la ley HB2. Ese juicio, llamado Whole Woman’s Health contra Hellerstedt (anteriormente contra Cole), se presentará el 2 de marzo ante la Corte Suprema de Estados Unidos, cuyo fallo sobre el caso se prevé para el próximo mes de junio.

Los videos editados y manipulados con el objetivo de abatir a Planned Parenthood no lograron su cometido y sus creadores se enfrentan a años de prisión. Si bien “TRAPPED” se emitirá en junio en el ciclo de documentales “Independent Lens” de PBS, se pasará también en cines, con proyecciones comunitarias en simultáneo. Dawn Porter espera que su más reciente película logre involucrar, sensibilizar y movilizar a personas de todo el país mientras la Corte Suprema se encuentre examinando este tema crucial en materia de salud.

© 2016 Amy Goodman

Traducción al español del texto en inglés: Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta, Verónica Gelman y Democracy Now! en español,spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

Fuente: http://www.democracynow.org/es/2016/1/29/atrapadas_sin_acceso_a_abortos_legales

viernes, 29 de enero de 2016

Chile: Juan Pablo Mañalich sobre proyecto de aborto: “Incluso si se aprueba, la legislación chilena seguirá siendo sexista”



El Desconcierto

El abogado socialista, que ha apoyado el proyecto de despenalización del aborto en el Congreso, habla de la misoginia presente en la discusión de los parlamentarios y dice estar preocupado de que el sector más retrógrado de la DC anule a la izquierda dentro de la Nueva Mayoría.

Cuando Juan Pablo Mañalich entraba a la sala donde la comisión de salud de la Cámara de Diputados iba a discutir el proyecto de ley de despenalización de la interrupción del embarazo en tres causales, se presentó un grupo de cuatro mujeres. Cada una cargaba un pequeño féretro entre sus manos que, según explicaron, simbolizaban cadáveres de niños asesinados por un aborto. Eran férreas opositoras al proyecto de ley que el abogado venía a defender.– Bueno, en rigor no soy un partidario del proyecto. Me parece que el proyecto es fundamentalmente conservador, yo soy partidario de un régimen de aborto libre en todo caso. Pero, a pesar de lo radicalmente restrictivo e insuficiente del proyecto, se da la paradoja de que uno es invitado a defenderlo porque es imprescindible que, dado el statu quo, esto llegue a ser ley- se preocupa de aclarar Mañalich.
Feminista, pro Asamblea Constituyente y a favor del matrimonio homosexual e hijo de Jaime Mañalich. Se inscribió en el Partido Socialista apenas 24 horas después de que Piñera asumiera como presidente y su padre como ministro de Salud en 2010. Desde la trinchera del derecho -es doctor en Derecho en Alemania y profesor de la Universidad de Chile- se ha dedicado a luchar por la agenda de las demandas ciudadanas. Entre ellas, el aborto libre, que lo llevó a exponer en las comisiones de salud y de constitución de la Cámara.
Durante los debates, ¿te dio la impresión de que existe una alianza entre parlamentarios de la derecha y la DC en la discusión de este proyecto?
Sería puramente subjetivo… Me parece, eso sí, que por el uso de la palabra en las dos sesiones los diputados de la DC tenían protagonismo natural, como que los destinatarios privilegiados de las exposiciones de los invitados y el aprovechamiento del espacio para hacer preguntas giraba en torno a quienes aparentemente tienen hoy día la manija para determinar cómo van a ser aprobados los proyectos.
¿Qué opinas de que sea la DC, el sector más conservador dentro de la Nueva Mayoría, quien esté llevando la batuta?
Eso reproduce algo más general que es la debilidad que resulta para una coalición, en este caso de gobierno, pretender quedar conformada a lo largo de un espectro tan disímil de posiciones políticas. El debate político en el Chile actual se da al interior de los límites de la NM, esto es una muestra de ello. La derecha argumenta pero de modo más bien testimonial. En este caso se trata del esfuerzo de los sectores menos a la derecha de la nueva mayoría de persuadir a sus correligionarios DC de que el proyecto del aborto debería ser aprobado.
La DC es uno de los principales opositores, principalmente a la tercera causal, y ya ha tenido dos triunfos: que se aplace el proyecto para marzo y que se considere una indicación para que el equipo de profesionales tenga la obligación de informar de la violación a la Fiscalía aún sin consentimiento de la mujer. ¿La Nueva Mayoría está sucumbiendo al liderazgo de este partido?
Participo en una naciente corriente de opinión al interior del PS, la izquierda socialista, que mira de modo crítico la manera en que se ha validado este entendimiento transicional entre la DC y el PS. En el último comité central nuestra representante emitió el único voto en contra del pacto electoral para las elecciones municipales entre el PS y la DCPero creo que en este caso hay un asunto de aritmética política: los votos necesarios para que el proyecto sea aprobado son votos que en parte tienen que provenir de congresistas de la DC. Evaluar cuánta concesión ha habido del gobierno en aceptar ciertas solicitudes o imposiciones… puedo decir que no me sorprende que la cosa se esté dando así, lo cual no quiere decir que no me parezca preocupante.
¿Qué es lo preocupante?
Lo preocupante radica en cómo la necesidad de mantener una alianza entre el centro y la izquierda política al interior de la Nueva Mayoría amenaza con que las posiciones de izquierda terminen asimilándose acríticamente, de modo no reflexivo, con lo que demanda el centro político. De hecho se ha estado discutiendo el extremismo de centro como una posición, que yo no identificará con la generalidad de la DC, pero sí con sectores especialmente oídos que hablan en nombre de la DC pero no representan el sentir de la colectividad. Sectores que tienen una voz que parece ser amplificada y que distorsiona cuál es la base demográfica de apoyo al gobierno. Si uno mira las encuestas, hay una vastísima mayoría de ciudadanos, en torno al 75%, que declaran estar a favor de que el proyecto de las tres causales se apruebe.
Patricio Walker ha dicho que sin la DC la Nueva Mayoría sería como la UP. Es sólo una de las declaraciones propias del impasse que han protagonizado la DC con el PC. ¿Pueden convivir visiones tan distintas en una coalición?
La coalición no va a encontrar otra plataforma de sustentación que no sea el programa, cuya vocación es claramente transformadora. Es lo que le da sentido a la idea de que la Nueva Mayoría no es algo así como la Concertación aggiornada con convergencia del PC, sino que pretendía ser respuesta a una demanda que la sociedad chilena había planteado en el proceso de las movilizaciones de 2011.
¿La DC no es un estorbo para esa fuerza transformadora?
No usaría la expresión estorbo porque creo que en las bases de la DC, y parte de su dirigencia, hay un compromiso con el programa de gobierno. Lo que uno esperaría es que ese compromiso pudiese expresarse más nítidamente en el discurso oficial del partido. Me preocupa que la voz de la DC quede identificada con aquellos sectores que tienen menos simpatía con la vocación transformadora que inspira el programa.
Misoginia en el Congreso¿Cuáles son las consecuencias de que el proyecto de despenalización del aborto llevara la indicación de la denuncia a la Fiscalía aun sin el consentimiento de la mujer embarazada?
Llevaría a que la mujer vea condicionada la posibilidad de liberarse de la carga de llevar adelante ese embarazo, resultado de una violación, a una carga adicional que es un proceso penal con posibilidad de segunda victimización. Eso supone una falta de consideración por los intereses fundamentales de la mujer embarazada que se apoya en un principio de misoginia.
¿Se le baja el perfil a lo que implica para una mujer ser violada?
Completamente. Eso se expresa en la liviandad con que ciertos detractores sostienen que ahora se está generando un incentivo para que cualquier mujer que pretenda interrumpir su embarazo diga que es víctima de una violación. La manera en que eso ha sido planteado muestra, incluso de parte de políticos y académicos mujeres, un grado de sexismo machista sumamente preocupante.
¿Ese machismo ha marcado la tramitación?
El proyecto es abiertamente insuficiente porque, incluso si llegara a aprobarse la versión original, la legislación chilena seguiría siendo sexista. El proyecto nada, nada, supone en reconocimiento de una agenda mínimamente feminista que yo suscribiría. Simplemente nos saca de una situación que es escandalosamente inaceptable y lleva a una situación que sigue siendo inaceptable pero con algo menos de escándalo. Es bien ridículo, vergonzoso, para la así llamada democracia chilena postdictatorial que estemos discutiendo esto recién hoy día y tan tímidamente.
Aun así la posibilidad de que se legalice el aborto genera escandalización.
Eso muestra la muy creciente distancia que hay entre la manera en que se debaten políticamente en las instancias institucionales y el sentido común que es posible reconocer en la ciudadanía.
Votaste por Michelle Bachelet, dado cómo se han desarrollado estos proyectos que han tenido indicaciones que los hacen más conservadores, ¿volverías a votar por este programa de gobierno y por esta presidenta?
Para mí fue muy importante que a la coalición gobernante entrasen fuerzas políticas que históricamente habían establecido una alianza, la alianza entre PC y PS. Puesto de nuevo en esa situación lo correcto sería apoyar un proyecto político de esas características. Ha habido errores, cierta frivolidad en la tramitación de algunos proyectos emblemáticos, muy poca claridad estratégica y algunos asuntos de público conocimiento que han golpeado directamente el liderazgo de la presidenta. Pero soy socialista y creo que el momento llama a apoyar al gobierno para que lo que está en juego sea resuelto del modo más favorable posible. No asumir esa posición clientelar de radical irresponsabilidad política que hace que quien votó por una determinada fuerza se queje por lo que resultó. Que los ciudadanos asuman que en último término una democracia se sustenta en el concurso de la voluntad de las mayorías.
Dices que eso debe ser lo que reine en la democracia, pero la mayoría de la población está a favor de la despenalización del aborto en tres causales y lo que se está tramitando va en contra de que el proyecto sea así, entonces ¿qué debe hacer el gobierno?
El gobierno tendría que perderle temor a esgrimir esos antecedentes que son indicativos de un parecer ampliamente extendido.
Pero lo que se está haciendo es abogar por una política de consensos, ¿te parece errado?
Depende de lo que termine siendo convertido en ley, ahí se va a ver cuánta voluntad política había de parte del gobierno. Es un proyecto en el cual debería manifestarse un compromiso político no dispuesto a verse sometido a ese modo de renuncia, porque eso es políticamente pan para hoy y hambre para mañana.
¿Haber corrido la tramitación del proyecto de esta semana a marzo es una renuncia?
Es muy temprano para afirmar eso. Si esta postergación hace posible que el proyecto sea aprobado en la versión original, la cuestión de la postergación no me interesa. Ahora, si esta postergación propicia un proyecto cercenado que termina desdibujando la tercera causal y confirmando una concesión indebida a fuerzas retrogradamente conservadoras al interior de la coalición de gobierno…
Te consideras feminista, me imagino
Me considero socialista y creo que el socialismo bien entendido tiene que hacer suya la demanda que el feminismo ha levantado. Es un desafío en general para las fuerzas políticas de izquierda moderna dejar de mirar esa agenda como una agenda particular del feminismo; no puede haber igual distribución de autonomía en una sociedad si las cargas asociadas al igual ejercicio de la sexualidad no son socialmente distribuidas. Por eso creo que este es un debate en que la voz de un partido que pretende ser socialista tendría que ir mucho más allá de lo que está proponiendo el proyecto. Más allá del realismo que impone la política contingente.
Fuente: http://www.eldesconcierto.cl/pais-desconcertado/2016/01/27/juan-pablo-manalich-sobre-proyecto-de-aborto-incluso-si-se-aprueba-la-legislacion-chilena-seguira-siendo-sexista/

jueves, 28 de enero de 2016

Ecofeminismos en un clima de negociaciones

La Cumbre del Clima de París concluyó sin la más tímida referencia al ecofeminismo, corriente que relaciona la opresión del patriarcado capitalista a las mujeres con la presión que ejerce hacia la naturaleza. Las activistas feministas hablaron de contaminación, de semillas, de gestión del agua, de migraciones… y de su rol como líderes en estas luchas.

Presentación sobre el papel de la mujer en la lucha contra el cambio climático en el pabellón indígena de la cumbre./ Luna Gámez
Presentación sobre el papel de la mujer en la lucha contra el cambio climático en el pabellón indígena de la cumbre./ Luna Gámez
Si hubiese más mujeres líderes no habríamos llegado a la crisis climática en la que estamos. Así arrancó la ponencia de Mary Robinson, ex presidenta de Irlanda y Alta Comisionaria de los Derechos Humanos para la ONU, durante las negociaciones de la Cumbre del Clima de París (COP21) que tuvieron lugar el pasado diciembre.
A pesar del enorme esfuerzo de muchas organizaciones feministas que reclamaban un enfoque de género transversal en todas las políticas climáticas, este principio se balanceó entre paréntesis hasta el final del acuerdo y quedó finalmente fuera del segundo apartado, objetivos del acuerdo climático, y del noveno sobre financiamientos. “Si los derechos de las mujeres no son explícitamente garantizados y financiados, se desvanecen”, apeló al gobierno francés, Catherine Coutelle, Diputada y presidenta de la delegación parlamentaria de derechos de la mujer, el 15 de diciembre durante la primera sesión de la Asamblea Nacional francesa tras el cierre de la COP21.
En el París de 1970, Françoise d´Eaubonne, escritora y feminista, usó por primera vez el término ecofeminismo al considerar que el patriarcado -que existe desde que se apropió de la fertilidad y la fecundidad- sería el detonante, en su forma capitalista, del desastre ecológico actual, del acelerado crecimiento demográfico y de la explotación indiscriminada de recursos naturales. Para d´Eaubonne, desde el momento en el que “el feminismo liberase a la mujer, liberaría a toda la humanidad”.
Cuarenta años más tarde, la mayor ronda de negociaciones internacionales concluyó con escasa representación femenina, con un día de conferencias dedicado al clima y a la mujer pero sin la más tímida referencia al feminismo o al ecofeminismo como tales. “Dado el uso que el patriarcado ejerce de la mujer y de la naturaleza, algunos pueden percibir el ecofeminismo como un riesgo”, afirma Alicia Puleo, feminista, filósofa y profesora de la Universidad de Valladolid. Para ella, este movimiento “une dos causas fundamentales en este siglo que son cumplir con los derechos de las mujeres y alcanzar la sostenibilidad, y una mayor justicia con ese mundo que llamamos naturaleza”.
Más allá de las negociaciones y las corbatas, el ecofeminismo florece silencioso pero tenaz.
Mesa redonda 'Mujeres y Clima' organizada por la Marcha Mundial de las Mujeres durante la Cumbre./ L. G.
Mesa redonda ‘Mujeres y Clima’ organizada por la Marcha Mundial de las Mujeres durante la Cumbre./ L. G.
Relatos de una misma lucha: ecología y feminismo
Tan pronto como nos sentamos en un café del centro de París, Anny Poursinoff, ecologista, feminista y ex diputada del Partido Verde, se apresura en aclarar, que “nosotras las mujeres no somos por esencia protectoras de la naturaleza” y añade que, aunque la ecología y el feminismo están muy próximos, ella prefiere no ser etiquetada como ecofeminista, ya que en entre las activistas francesas se utiliza poco este término.
Durante siglos el patriarcado usó como discurso de legitimación la definición de la mujer creadora ligada especialmente a la naturaleza. Sin embargo, Puleo rechaza esta idea y no cree que haya una parte de la humanidad más cercana a la naturaleza, “en todo caso hay una parte de los sexos que decidió en un momento determinado alejarse de la naturaleza y autodefinirse como un sujeto dominador y racional”. Ella entiende el ecofeminismo como un movimiento más radical, profundo, audaz y utópico en el sentido de plantear horizontes de otros mundos posibles luchando contra distintas dominaciones y deconstruyendo el sentido esencialista que el antropocentrismo le dio a la mujer.
Y es que no podemos hablar de un único ecofeminismo. Tal y como estas posiciones nos presentan, existen dos corrientes ecofeministas: la clásica o esencialista, que consideran que la mujer está más próxima de la naturaleza por el hecho de ser también creadora vida, y la constructivista que cuestiona el actual modelo económico, político y social que relega ciertos sujetos a la sumisión de un poder hegemónico. Pero si en algo están de acuerdo ambas vertientes, es en que desafiar al sistema patriarcal es un acto de lealtad necesario para el planeta y para las generaciones futuras, según reconoce María Xosé Agra Romero, profesora de filosofía de la Universidad de Santiago de Compostela.
Maira Leusa, indígena Munduruku afectada por la construcción de una represa en Brasil: "El gobierno nos engaña y estamos en París para luchar"
Maira Leusa, indígena munduruku afectada por la construcción de una represa en Brasil: “El gobierno nos engaña. Estamos en París para luchar”./ L.G.
Para la filósofa india Vandana Shiva las mujeres son las que mejor conocen la cara siniestra de la modernización lo que lleva al ecofeminismo a denunciar la feminización de la pobreza. Shiva critica contundentemente al neoliberalismo y lo responsabiliza de la destrucción del planeta. “Las mujeres africanas son las que se encargan de todos los cuidados, de ir a buscar agua y de asegurar que al final del día haya comida en la mesa”, cuenta Sophie Dowllar, dirigente de la Marcha de las Mujeres en Kenya que viajó hasta París para defender los derechos de la mujer frente a la crisis climática. Dowllar afirma que en África la pobreza tiene cara de mujer ya que ellas son las más vulnerables como resultado de las tradiciones impuestas por el patriarcado, “todo es política y silenciar a las mujeres es una decisión política”, añade.
La gran sonrisa de la filósofa Alicia Puleo se apaga cuando reconoce que las cuestiones de las mujeres son secundarias, nunca se las considera medulares a pesar de que hay estudios sociológicos e informes científicos que demuestran que ellas son las más afectadas del deterioro ambiental. “Por características biológicas las mujeres, las niñas y los niños son desgraciadamente más sensibles a los agrotóxicos”, afirma Puleo, quien además reconoce que en algunos países empobrecidos son ellas quienes se ocupan de obtener los recursos del medio ambiente y cuando este se deteriora, las mujeres son las primeras en sufrir los inconvenientes.
Tarcila Rivera Zea es una líder indígena quechua de Perú que se define como activista por los derechos de las mujeres indígenas desde hace más de 30 años. Las expresivas arrugas de su rostro dan fe de su lucha. Tarcila es presidenta de la asociación Chirapaq, que significa “centellar de estrellas” en su lengua, y considera que las mujeres indígenas están siendo las primeras afectadas por los climas extremos “porque nosotras tenemos que recoger las plantas medicinales y muchas están desapareciendo por los cambios de temperaturas (…) hay momentos que tampoco podemos seleccionar las semillas porque no hay cosecha y sin semillas no podemos plantar al año siguiente”.
Indígena de Mongolia participa en un gran ritual colectivo para pedir respeto a los derechos de las mujeres indígenas en el Acuerdo de París./ L.G.
Indígena de Mongolia participa en un gran ritual colectivo para pedir respeto a los derechos de las mujeres indígenas en el Acuerdo de París./ L.G.
Indígenas de Mongolia, Estados Unidos, Suecia o Perú participaron en ese ritual en el río Sena./ L.G.
Indígenas de Mongolia, Estados Unidos, Suecia o Perú participaron en ese ritual en el río Sena./ L.G.
A pesar del impacto del cambio climático sobre las mujeres, la presencia femenina durante la Cumbre del Clima solo fue mayoritaria en las intervenciones que trataban específicamente de la mujer. Pocas conferencias o debates sobre finanzas climáticas, energías renovables o creación del mercado de carbono abordaron el enfoque de género o contaron con alguna ponente mujer.
Esta discriminación y la urgencia ante el cambio climático deja aflorar la lucha del ecofeminismo con más fuerza que nunca ya que muchas de las activistas presentes en París reconocieron que en contextos con pocas mujeres ser líder es más complicado para ellas. Anny Poursinoff, con 25 años de sindicalismo a la espalda y otros 25 de actividad política en el Partido Verde francés, ha luchado toda su vida para que en estos escenarios institucionales se respete al menos la paridad entre hombres y mujeres, ya que “sin eso la única forma de llegar a ser líder en un contexto de hombres, es comportarse como ellos”, afirma.
“Cuando eres líder y mujer tienes que estar todo el tiempo mostrando que vales, es un desafío constante dentro y fuera de la comunidad, pero cuando una mujer se convierte en líder es más fuerte que los hombres”, cuenta sin disimular su orgullo Mina Setra, una mujer indígena menudita y de palabra fuerte, líder de la defensa por los derechos humanos en Indonesia.
Para muchas mujeres, alcanzar el liderazgo de un movimiento social es una forma de empoderamiento frente al patriarcado. “Movilizarse es empezar a pensar en términos disruptivos con respecto al orden existente, quebrar el conformismo (…) pero al ver que incluso en el seno de este lugar puede haber diferenciaciones, surge el fenómeno de la discordancia que lleva a que prenda la chispa del feminismo”, afirma Alicia Puleo y explica que en el seno de muchas movilizaciones, desde las que defienden el medio ambiente hasta las que surgieron en el seno del 15M, acaban desarrollándose luchas emancipadoras al calor de las cuales siempre ha germinado el feminismo.



Derecho a la tierra
Las mujeres, que representan el 70% de la población del planeta, son más vulnerables a los efectos del cambio climático. Ellas son responsables por el 80% de la producción alimentaria y se encargan de casi la totalidad de los cuidados domésticos y familiares, sin embargo solo el 16% de ellas son propietarias de tierras.
A estos riesgos, la exdiputada francesa Anny Poursinoff añade que las mujeres son las más expuestas a abusos y violaciones en momentos de migraciones, un fenómeno cada vez más frecuente como consecuencia de las catástrofes naturales. En los últimos siete años se registró una media anual de 26 millones de desplazados, lo que presenta casi una persona por segundo según las estimaciones del Centro de Monitoreamiento de Desplazados (IDMC).
Por estas razones, entre otras, la coalición de organizaciones feministas Genero y Acción, pidieron insistentemente mayor participación de las mujeres en la creación de las políticas climáticas, financiamiento específico para las mujeres en acciones ambientales, así como priorizar el acceso de las mismas a la propiedad de tierras, bienes comunes y medios de producción. Sin embargo, estos principios no fueron finalmente reconocidos en el acuerdo del clima de la COP21.
 http://www.pikaramagazine.com/2016/01/ecofeminismos-en-un-clima-de-negociaciones/#sthash.r8b2AWYf.dpuf

Nuevas herramientas legales para proteger a las víctimas de violencia de género

Ilustración de Emma Gascó para el proyecto Crónicas del Estallido

Pikara

La reciente transposición de una directiva europea al Estatuto de la Víctima en el Estado español aporta un catálogo de derechos que las víctimas podrán invocar durante el proceso judicial. Prevé una evaluación especial – entre otras – de las víctimas de violencia machista, aunque también contiene carencias.

Ante una denuncia de violencia machista, la Administración judicial se pone en marcha iniciando un proceso penal, que está centrado en los derechos y garantías del imputado. La evolución del Derecho ha dejado a las víctimas en un segundo plano, olvidadas. El caso de las víctimas de violencia machista resulta paradigmático. Una vez iniciado el procedimiento, nadie se cuida de resolver los interrogantes que le surgen a la mujer denunciante: qué pasará con ella y los suyos; cómo proteger su seguridad a partir de entonces; cuál es y como funciona el procedimiento; cómo obtener y aportar pruebas y cuales serán tenidas en cuenta; hasta qué punto la Justicia la creerá; cuanto se alargará todo en el tiempo; qué pasará si el agresor queda libre y emprende represalias. Todo ello sin contar con dificultades adicionales tales como enfermedades, precariedad económica, incomprensión del idioma español, particularidades culturales, diversidades funcionales.Muchas mujeres relatan el tránsito por el procedimiento penal como una experiencia traumatizante y frustrante: se les incentiva a denunciar para después verse instrumentalizadas ya que no pueden opinar ni intervenir en su propio procedimiento. No se tienen en consideración sus necesidades ni sus tiempos emocionales; se las cuestiona y juzga con el trato y los interrogatorios a los que se las somete, exigiéndoles un grado de solidez y coherencia para otorgarles credibilidad que no se da en víctimas de otros delitos; no saben si están efectivamente protegidas; no se les explica la evolución del procedimiento… El paso por el circuito judicial demasiado a menudo acaba suponiéndoles un maltrato adicional y una vulneración constante de sus derechos fundamentales a la libertad, a la autonomía, a la dignidad, a la intimidad, a la seguridad y al procedimiento judicial efectivo y equitativo. Ante esta dinámica, muchas mujeres acaban abandonando el procedimiento judicial a medio camino. Ante su decisión de apartarse del procedimiento, demasiado a menudo tienen que cargar con el agravio añadido de que las responsabilicen del fracaso de la acción de la justicia en los asuntos de violencia machista.
La Unión Europea, consciente de que si las víctimas no confían en la Administración de Justicia no denunciarán, aprobó la Directiva 2012/29/UE que ha pasado a incorporarse al Derecho estatal mediante la Ley 4/2015, de 27 de abril del Estatuto de la Víctima que entró en vigor a finales de octubre de 2015. A pesar de que la ley estatal es menos garantista que la Directiva, supone un avance legislativo. Por primera vez podemos hablar de un catálogo sistematizado de derechos que a partir de ahora las víctimas podrán invocar frente a las autoridades intervinentes en el proceso judicial. Aunque el catálogo de derechos es genérico para toda persona perjudicada por un delito, el artículo 23 de la Ley prevé una evaluación especial – entre otras – de las víctimas de violencia machista, para determinar sus necesidades de especial protección.
La víctima tendrá derecho a ser escuchada, y a entender el procedimiento, la información le tiene que ser proporcionada de manera comprensible desde antes mismo de la denuncia y durante todo el procedimiento. La víctima también puede optar por no ser informada. Para hacer posible la comprensión de los trámites del procedimiento, tendrá derecho a la asistencia lingüística. Será informada sobre la asistencia médica, psicológica, ayudas económicas, asistencia jurídica, percepción de indemnizaciones, recuperación de los costes judiciales y recuperación de los efectos personales incautados, cómo ejercitar sus derechos en el caso de residir en otro estado miembro de la UE, acceso a la justicia restaurativa y medias de protección que puede solicitar. Se procurará facilitar la intervención de la víctima en el procedimiento judicial, facilitándole una copia de la denuncia y traduciéndola si fuera necesario. Se la informará de cómo aportar pruebas, se le notificará del contenido de las resoluciones relevantes del procedimiento como el archivo del caso, la sentencia, la fuga del condenado y se la informará igualmente del derecho a recurrir determinadas resoluciones relevantes del procedimiento. La víctima también podrá ser escuchada en determinados trámites de la fase de cumplimiento de la pena y será informada de las decisiones que puedan afectar a su seguridad. En todo caso, se le informará del derecho a intervenir en el procedimiento como acusación particular y del día y hora del juicio, así como de la acusación que se formule contra el agresor.
Las autoridades tienen el deber de proteger su vida y la de sus familiares, así como su integridad física y psíquica, su libertad, seguridad, indemnidad sexual, intimidad y dignidad para evitar victimizaciones secundarias. La víctima tendrá derecho a ser tratada por profesionales que hayan sido formados para evitarles un trauma añadido. También tendrá derecho a que se la proteja en el marco del procedimiento judicial, evitando el contacto visual con el agresor, y si es necesario, celebrando el juicio a puerta cerrada y efectuando su declaración en una sala aparte y retransmitiéndola en la sala de juicio mediante medios tecnológicos. La víctima declarará con la máxima urgencia y el menor número de veces posibles para evitarle una constante rememoración de los hechos, y será sometida a los mínimos reconocimientos médicos posibles. Se le tendrá que garantizar el derecho a la preservación de su intimidad, sobre todo si es menor. La protección estará diseñada en base a una evaluación individual, que determine sus necesidades específicas de protección, teniendo en cuenta sus circunstancias personales particulares, el tipo de delito y la gravedad del mismo.
La incorporación de este catálogo de derechos impone sin embargo algunas reflexiones generales. Es necesario pensar en el efecto negativo que genera el supeditar el reconocimiento de derechos y el apoyo de la Administración a que las víctimas denuncien y se vinculen al proceso judicial. No todas las mujeres se hallan en condición de hacer el paso de denunciar. El catálogo de derechos tampoco contempla un aspecto clave que viene contaminando la mayoría de procedimientos judiciales: el fenómeno de la “víctima modelo”. Demasiado a menudo, las víctimas que no encajan con el rol estereotipado de vulnerabilidad que se les supone -por ejemplo las mujeres que se muestren autónomas y empoderadas- acaban viéndose cuestionadas, desacreditadas y finalmente desprotegidas por la Administración judicial.
Por otro lado, la formación especializada de los operadores jurídicos (funcionariado, jueces, fiscales, abogados, procuradores), que es una de las previsiones de la nueva Ley del Estatuto de la Víctima con más potencial transformador, sigue siendo una asignatura pendiente y augura una continuidad del paradigma bajo el cual se viene operando. La formación en cuestiones de género, diversidad cultural y victimología es imprescindible para tratar a las víctimas.
Volviendo al catálogo de derechos, cabe decir que, un vez más, se tendrán que ir llenando de contenido a base de difundirlos y exigir su puesta en práctica, reivindicándolos y planteando quejas y denuncias en caso de no ser respetados. En los casos de violencia machista, es obvio que se dará un choque con la dinámica establecida. El simple hecho de concebir la mujer como sujeto autónomo y con derechos y no como una pieza del engranaje del procedimiento, puede considerarse una “revolución” en el sistema judicial, que es altamente patriarcal. Sin embargo, a día de hoy, la única evidencia perceptible de este cambio legal es la iniciativa de algunos Juzgados de haber editado un impreso en el que se recoge un desafortunado resumen del catálogo de derechos contenidos en la Ley que se hará firmar por las víctimas como prueba de cumplimiento del deber legal de informarlas de todos sus derechos. Con ello, y sin que el funcionariado que informa a la víctima tenga aún la formación necesaria, de momento, la proyección de mejoría es francamente cuestionable.

Fuente: http://www.pikaramagazine.com/2016/01/herramientas-legales-victimas-de-violencia-de-genero/

miércoles, 27 de enero de 2016

Las mujeres, el fútbol y el patriarcado




Hace unos días la noticia de Messi y su quinto Balón de Oro le dio la vuelta al mundo. El mundo lo celebró, sin embargo mucho antes que Messi, Marta Vieira da Silva los había ganado, convirtiéndose en la primera jugadora del mundo en ganar cinco balones de oro en la historia del balompié. Hazaña que ningún hombre había logrado, sin embargo el mundo guardó silencio, no hubo festejo alguno. No fue perseguida por periodistas y paparazzi, y nadie la creyó sobrehumana como en el caso de Messi a quien ven como sobrenatural. Quien no ha visto jugar a Marta se ha perdido de una de las maravillas humanas de los últimos tiempos. Calidad, talento, magia y entrega en su máxima expresión. Una obra de arte que embelesa. Marta con un balón de fútbol en los pies es la esencia de un poema. Pero es mujer y en esta sociedad patriarcal las mujeres en el mundo de los deportes siguen siendo invisibilizadas y mucho más en disciplinas de contacto como lo es el balompié. -Karate, judo, taekwondo, triatlón, boxeo, atletismo-.
La simple ceremonia de la FIFA y el Balón de Oro es un claro ejemplo de lo imperceptible de la mujer en el deporte más hermoso del mundo. En esta reciente edición el Balón de Oro lo ganó la estadounidense Carli Lloyd. Quien disfrutó el reciente Mundial Femenino de Fútbol sabrá que había calidad entre las jugadoras de todos los países participantes como para que cualquiera de ellas se ganara el balón. El reconocimiento a entrenadora del año se lo llevó Jill Ellis. Sin embargo el mundo celebró a Luis Enrique y a Messi.
¿Cuánto ha aportado el fútbol femenino a la equidad de género en esta sociedad patriarcal? ¿Cuánto ha aportado en derribar prejuicios y estereotipos? ¿Cuánto a la salud emocional y física de millones de niñas, adolescentes y mujeres? El fútbol es eso, es pasión, adrenalina, entrega y amor. El balompié cambia los papeles y coloca a la mujer como ente activo, en equidad; en cambio el patriarcado y la misoginia la coloca como objeto sexual, tal es el caso de las edecanes y todo lo que tiene que ver con el mundo de las promociones deportivas, la margina también como simple espectadora. Todo lo que rodea el fútbol desde el patriarcado también la violenta, tal es el caso de la trata con fines de explotación sexual que se eleva cuando está por disputarse un clásico o un torneo internacional del nivel de la Copa del Mundo. El enfoque siempre es el hombre, la mujer como entretención (a todos los niveles) hay que brindar placer sexual al espectador que cuando sale del estadio va en busca de lo exótico para celebrar el triunfo o para apaciguar la derrota.
Es inconsecuente, inhumano y retrógrado que el balompié siga siendo un tema tabú y se le niega la oportunidad de practicarlo al género femenino. Bajo la consiga patriarcal que dicta que es un deporte excluso de hombres. No hay nada en este mundo que sea solo de hombres o solo de mujeres (salvo parir) esas son normas que ha impuesto el patriarcado desde su misoginia. Un atraso cultural solapado por todos como sociedad. El mismo derecho tienen los hombres como las mujeres de practicarlo.
A esta invisibilidad contribuyen los padres de familia, la comunidad, dos docentes de escuelas, (porque el balompié forma parte de la Educación Física y funciona como medio) entes deportivos de cada país como las federaciones de fútbol y el Comité Olímpico y, a nivel internacional la corrupción desmedida y el patriarcado a todo vapor de la FIFA ente que durante tantas décadas quiso tapar el sol con un dedo, negándoles participación y proyección a las mujeres en los campeonatos federados. Todos inmersos en esa burbuja rancia que ve y hace de las mujeres un objeto, que las cosifica, minimiza, excluye, violenta y señala conforme su identidad sexual. Sí, en disciplinas como el fútbol bajo las garras del patriarcado, la mojigatería y la doble moral, la mujer lleva las de perder siempre, porque si en caso llega luz a ella es debido a su identidad sexual, desvalorizando por completo su capacidad, su aporte, su integridad como ser humano y su talento deportivo. Hacen de su identidad sexual el cimiento para toda crítica que la desvalorice.
En la última década la FIFA ha comenzado a abrir espacios pero siempre con migajas, ¿cuánto invierte la FIFA en el fútbol masculino y en el fútbol femenino? ¿Cuánto es el salario de un árbitro y de una árbitra? ¿El hospedaje? ¿Las canchas? ¿El recurso humano y material? Un punto muy importante y cuestionable es el campo sintético en el que jugaron este reciente Mundial Femenino, incapacitado en su totalidad para la salud física y emocional de la jugadoras. ¿La FIFA permitiría realizar un Mundial Masculino en campos sintéticos? Jamás. Partiendo de ahí en algo tan visible la FIFA muestra la desvalorización y la falta de equidad entre hombres y mujeres. Pero la FIFA solo es la punta del témpano de esta sociedad patriarcal mundial, lo cual no la excusa de su responsabilidad.



Saliéndonos un poco del deporte a nivel élite, esta realidad de miseria nos cuestiona, ¿qué hacemos nosotros como sociedad para derribar los estereotipos en cuanto a la mujer y el fútbol? ¿Seguimos creyendo que su participación en deportes de contacto debe ser prohibida? ¿La vuelve menos mujer practicarlos? ¿En qué sentido? ¿Es menos mujer alguien que practique fútbol a alguien que practique ballet o nado sincronizado? ¿Qué haremos con las miles de niñas que quieren jugar fútbol en lugar de muñecas y cocinita? ¿Nos atreveremos a seguir cortando alas? ¿Seguimos negando la capacidad de una mujer para dirigir juegos de hombres, como entrenadora, personal médico, preparada física, árbitra? ¿Por qué no negamos de la capacidad de los hombres en juegos de mujeres? En países en desarrollo siguen siendo hombres los encargados de todo lo que tiene que ver con el fútbol femenino, ¿acaso aún no es tiempo de abrir las puertas a la participación de la mujer? ¿Por qué a nivel mundial seguimos negando la participación de las mujeres en encuentros deportivos, -como árbitras y entrenadoras- pero sí las visibilizamos como objetos sexuales? Una mujer es cuestionada en su capacidad si se viste de árbitra, pero es aplaudida si entra al terreno de juego como edecán. Y qué decir de las compañeras sentimentales de los jugadores, que el papel que ocupan en todo esto es el de musas, el de maniquíes, que respiran y viven por ellos, que sueñan por ellos, que viven la vida de ellos y no una propia. Que existen en torno a ellos. Una frustración personal porque siempre será la esposa, la novia, la compañera de. Siempre serán el trofeo de exhibición.
¿Qué hará el Ministerio de Educación con el fútbol como medio en las clases de Educación Física? ¿Qué hará como con él como herramienta en actividades extracurriculares? ¿Qué hará el Ministerio de Cultura y Deportes con esta disciplina deportiva y la participación de la mujer? ¿Qué hará la televisión mundial y las marcas deportivas y todo lo que rodea al deporte más hermoso del mundo?
Y nosotros, nosotros simples mortales qué haremos desde nuestros lugares para que el fútbol deje de ser tema tabú en cuanto a la participación femenina se refiere. ¿Cuándo nos vamos a involucrar para hacer de este mundo una realidad equitativa y que nos permita a todos por igual disfrutar sin prejuicios, prototipos ni exclusiones? ¿A qué carencias, insultos, barreras se tiene que enfrentar una niña, adolescente o mujer para practicar el fútbol? Un deporte hermoso, que nos llena de alegría, que nos alienta con su pasión, con sus poemas sueltos en cada gol, en cada jugada magistral, en cada campeonato. Ese deporte que nos logra reunir, que nos hace gritar, saltar y brindar, con el que festejamos la pasión de pasiones. ¿Con qué derecho excluimos y negamos la participación de la mujer como ente principal?
Tengamos las agallas y la consecuencia humana de cambiar este mundo, por las que ya no están, por las que están y por las que vienen.
Posdata: para todas las niñas allá afuera, las adolescentes y mujeres que vivan, sueñen, y coman fútbol, no permitan que nadie, que absolutamente nadie les arrebate el anhelo. Que nadie les corte las alas, que nadie las excluya de vivir la pasión del deporte más hermoso del mundo.


http://masdimensiones.com/2016/01/28/la-mujer-el-futbol-y-el-patriarcado/


Contacto:
Blog de la autora:

martes, 26 de enero de 2016

24 fotos de mujeres fuertes que desafían los estereotipos ¿Sexo débil?

 Una mujer musulmana intenta ocultar con su hiyab la estrella amarilla de su vecina judía para que pase desapercibida de quienes la persiguen.

1. Una mujer musulmana intenta ocultar con su hiyab la estrella amarilla de su vecina judía para que pase desapercibida de quienes la persiguen.
Sarajevo, Antigua Yugoslavia, 1941.

2 Maud Wagner: la primera tatuadora reconocida de los Estados Unidos.

2. Maud Wagner: la primera tatuadora reconocida de los Estados Unidos.
Wagner (1877-1961) trabajó en un circo como contorsionista.
En 1904 Maud conoció a Gus Wagner en la Feria Mundial de Missouri. Gus era famoso por ser “el hombre con los tatuajes más artísticos de toda América”, tenía más de 264 tatuajes en su cuerpo. Gus aprendió a tatuar a partir de sus viajes a las tribus de Borneo y Java. Se lo considera uno de los inventores de la máquinas eléctricas para tatuar
De la pareja de ambos, nació Lovetta Wagner, también reconocida tatuadora, pero quien nunca lució un tatuaje en su propio cuerpo.

3 Sarla Thakral: la primera mujer que recibió la licencia de piloto en India.

3. Sarla Thakral: la primera mujer que recibió la licencia de piloto en India.
La foto es del 1936, a los 21 años de Sarla. Ella se desempeñó como piloto comercial. También estudió arte, llegó a convertirse en una exitosa mujer de negocios y se interesó por el diseño de indumentaria.

4 Kathrine Switzer: la primera mujer que corrió en la Maratón de Boston. Lo hizo a pesar que los organizadores del evento trataron de detenerla.

4. Kathrine Switzer: la primera mujer que corrió en la Maratón de Boston. Lo hizo a pesar que los organizadores del evento trataron de detenerla.
Por el año 1967, no se permitía que las mujeres participaran en maratones. Switzer corrió no sólo por su amor al deporte sino también en defensa de sus derechos como mujer.
El organizador Jock Semple trató de detenerla en el campo. Al ver la situación, los demás participantes lo bloquearon permitiendo que Kathrine pudiera llegar a la meta.

5 Mujeres afganas en una tienda de discos de acetato en Kabul, antes de la llegada del régimen Talibán.

5. Mujeres afganas en una tienda de discos de acetato en Kabul, antes de la llegada del régimen Talibán.
Esta foto de 1950 resulta representativa de una realidad del pueblo afgano muy distinta a la actual. Por ese entonces, las mujeres podían estudiar en la Universidad de Kabul, además de salir sin problemas a centros comerciales y a los cines.
El régimen Talibán impuso una nueva forma de vida: ya no pueden estudiar, su forma de vestir cambió de lo que se ve en la imagen por un atuendo con el que están casi completamente tapadas, su voluntad depende en gran parte de la del hombre y no pueden permanecer solas en lugares públicos. En suma, su vida se vio altamente restringida.

6 Annette Kellerman posa en el traje de baño por el que la arrestaron por indecente.

6. Annette Kellerman posa en el traje de baño por el que la arrestaron por indecente.
Sí, ese atuendo resultaba indecente en el año 1907 y podía causar escándalos por aquel entonces. Annette practicaba nado, era una estrella de vaudeville y de cine.

7 Imagen de una mujer samurai (en japonés «Onna Bugeisha») instruída en artes marciales.

7. Imagen de una mujer samurai (en japonés «Onna Bugeisha») instruída en artes marciales.
La imagen sería de fines de los años 1800. Al mejor estilo Mulan de Disney.

8 Leona N. King, primera mujer controladora de trafico vehicular.

8. Leona N. King, primera mujer controladora de trafico vehicular.
La foto fue tomada en Washington D. C. en el año 1918. Toda una novedad para la época.

9 Valentina Tereshkóva: la primera mujer en el espacio.

9. Valentina Tereshkóva: la primera mujer en el espacio.
Hija de campesinos, el 16 de junio de 1962 Tereshkóva se convirtió en la primera mujer que viajara al espacio exterior. También llegó a ser diputada del Soviet Supremo de la URSS y presidenta del Comité de Mujeres Soviéticas.
Al ver el planeta Tierra desde el espacio, dijo: “Me siento muy feliz. Veo el horizonte. Un celeste pálido con estrías azules. Es la Tierra. ¡Cuan bella es!”

10 Anna Lee Fisher: La primera madre en el espacio.

10. Anna Lee Fisher: La primera madre en el espacio.
En 1971 se graduó de las licenciaturas de Química y Medicina de la Universidad de California en Los Ángeles. Años después se casó con el astronauta William F. Fisher con quien tuvo dos hijas.
Trabajó como médica en varios hospitales hasta que en 1978, debido a su formación, la NASA se comunicó con ella para incorporarla a un programa de entrenamiento. En 1984 realizó su primer viaje espacial cuya misión era recuperar dos satélites dañados.

11 Mujeres boxeando en el techo.

11. Mujeres boxeando en el techo.
La imagen fue tomada en Los Angeles durante el año 1933.

12 Mujer sueca sobreviviente a la humillación de los campos de concentración golpea con su cartera a un neo-nazi.

12. Mujer sueca sobreviviente a la humillación de los campos de concentración golpea con su cartera a un neo-nazi.
En la imagen, tomada en Suecia en 1985, se observa el desprecio de una mujer ante un skinhead.

13 Marina Ginesta, la militante comunista de 17 años, observando Barcelona durante la Guerra Civil.

13. Marina Ginesta, la militante comunista de 17 años, observando Barcelona durante la Guerra Civil.
Marina Ginestà fue periodista, intérprete y militante comunista francesa. Defendió la ciudad de Barcelona durante la guerra. La fotografía, que ha sido coloreada, es de 1936.

14 Tropa de «Brujas nocturnas»: grupo volador élite del ejército rojo (soviético).

14. Tropa de «Brujas nocturnas»: grupo volador élite del ejército rojo (soviético).
Durante la Segunda Guerra Mundial, La Unión Soviética tenía una unidad de bombardeo formada exclusivamente por aviadores militares femeninos. Este comando de mujeres realizaba ataques nocturnos a escuadrones y bases alemanas. Dicen que la Luftwaffe (fuerza aérea alemana durante la segunda guerra) otorgaba la condecoración militar llamada Cruz de Hierro por derribar al menos a una de ellas. Eran ágiles y terriblemente estratégicas en sus ataques.

15 Ellen O’Neal, una de las primeras primeras mujeres que practicaron el skate board de manera profesional.

15. Ellen O’Neal, una de las primeras primeras mujeres que practicaron el skate board de manera profesional.
Se la considera la madrina del skate profesional de mujeres. Comenzó a practicar este deporte en 1976, allanando el camino para las demás que vinieron después.

16 La piloto Amelia Earhart luego de cruzar el oceáno Atlántico en su avión.

16. La piloto Amelia Earhart luego de cruzar el oceáno Atlántico en su avión.
En 1937, Earhart tuvo un misterioso final al realizar un viaje alrededor del mundo junto a su copiloto Fred Noonan. Las tres teorías más fuertes con respecto a su final incluyen la creencia de que quedaron náufragos en una isla, que el avión se estrelló o que mediante una conspiración quedaron rehenes de los japoneses y debieron convertirse en espías para ellos.
El avión de Amelia nunca fue encontrado.

17 Margaret Bourke-White: fotógrafa y documentarista estadounidense. En la imagen se encuentra en el edificio Chrysler, Nueva York en 1934

17. Margaret Bourke-White: fotógrafa y documentarista estadounidense. En la imagen se encuentra en el edificio Chrysler, Nueva York en 1934
Si bien la primera fotógrafa fue Anna Atkins, Margaret Bourke-White es considerada la primera fotorreportera presente en un conflicto bélico, también representó la lucha por la liberación femenina ocupando un espacio que en ese entonces era de dominio masculino.

18 Mujer recolectora de legumbres y madre de 7 hijos durante una de las peores sequías en Estados Unidos.

18. Mujer recolectora de legumbres y madre de 7 hijos durante una de las peores sequías en Estados Unidos.
El llamado «Cuenco de Polvo» consistió en tremendos periodos de sequía y tormentas de polvo en Estados Unidos durante la década del '30. La tierra estaba tan seca, que volaba formando nubes de polvo que llegaban a tapar el Sol.
La gran crisis que provocó esta sequía, obligó a que muchas mujeres tuvieran que trabajar acompañadas por sus hijos pequeños.

19 Esta mujer holandesa se niega a dejar que los soldados aliados se lleven a su esposo.

19. Esta mujer holandesa se niega a dejar que los soldados aliados se lleven a su esposo.
Su marido era un soldado alemán que venía a ser detenido. Finalmente, ella fue con él al campo al que lo trasladaron. Esto sucedió en 1944.

20 Enfermera escribe las últimas palabras de un soldado herido de muerte.

20. Enfermera escribe las últimas palabras de un soldado herido de muerte.
La fotografía fue tomada por Paul Thompson en 1917. El soldado británico le habría pedido a la enfermera de la Cruz Roja que escribiera unas líneas para que fueran enviadas a sus seres queridos.
Esta imagen simboliza la gran labor que llevaron a cabo las mujeres durante las guerras en su rol de cuidadoras de la salud, muchas veces arriesgando sus propias vidas.

21 Mujeres paseando de la mano mostrando las piernas en Toronto.

21. Mujeres paseando de la mano mostrando las piernas en Toronto.
Esta imagen puede resultar algo normal hoy en día. Sin embargo, para el 1937 era algo nunca visto.

22 Trabajadora de la fábrica Lockheed ensamblando un avión.

22. Trabajadora de la fábrica Lockheed ensamblando un avión.
La fotografía fue tomada en California en el año 1944. El avión es un P-38 Lightning. Por ese entonces, no era común encontrar mujeres trabajando a la par de los hombres realizando estas tareas.

23 Miembros femeninos de la pandilla Hell's Angels

23. Miembros femeninos de la pandilla Hell's Angels
Aficionados a las motos Harley-Davidson y con mayoría de hombres, los miembros de esta conocida banda incluyeron a mujeres. Estas mujeres se lucían de este modo con sus motos en el año 1973.

24 A la izquierda, política danesa miembro del Partido Conservador.

24. A la izquierda, política danesa miembro del Partido Conservador.
Nikita Klæstrup es la Directora regional de «Juventudes Conservadoras», organización política danesa y miembro del Partido Conservador.